2013-11-01 22:11 FC Barcelona Por: Administrador

Alexis da la victoria en otra oscura noche de Messi (1-0)



Pasaba ya la hora de partido, el público comenzaba a impacientarse, los jugadores también y entonces aparecieron los tres hombres de hielo. Busquets en tres cuartos de cancha miró hacia la derecha donde la mayoría de jugadas habían acabado en Dani Alves y giró sobre si mismo y filtró un pase magnífico para Neymar, con solo ese gesto giró a todo el Espanyol y Neymar como una flecha se metió en el área mientras los pericos se juntaban entorno a él y el brasileño se sacaba un centro por debajo de las piernas de un defensor que acabaría en el segundo palo donde Alexis Sánchez, el enrachado, aprovechó que todo el mundo miraba a Neymar para lanzarse y rematar el balón al fondo de la meta de Casilla. Así de fácil ganó el Barça un partido complicadísimo.

El Espanyol plantó delante de su área una defensa que la hubiese firmado Mourinho con su Inter de Milán, no hubo fallos defensivos y el plan era claro: Tras robo balón a una banda y a volar. Torje y Thievy, dos balas, esperaban ansiosos su oportunidad. El Barça no les dejó tenerla.



El equipo del Tata Martino maduró a fuego lento, a ritmo Xavi, todo el partido, y la paciencia dio réditos al final. Los azulgrana dominaron la posesión, crearon ocasiones mediante un Alves muy participativo aunque poco efectivo en sus últimos metros y no sufrieron atrás.

El partido fue un monólogo hasta el gol. La jugada que se repetía una y otra vez era una ya conocida: Busquets, Xavi e Iniesta la escondían un rato, daban un pase entre líneas donde Alexis la devolvía a alguno de esos tres tenores y el que tocara la pasaba a Neymar a banda que juntaba a hombres y comenzaba su diagonal que acabaría con un pase atrás a Xavi o Busquets, seguidamente Alves buscaría en una carrera suicida hasta la línea de fondo un pase que sabía que llegaría y que llegaba, entonces controlaba y el Espanyol que parecía descolocarse con las llegadas del lateral brasileño mostraba un atisbo de miedo. No obstante, hoy Alves no dio ni un centro bueno, lo mejor que hizo fue un chut desde fuera del área que dio en el palo en la jugada más inexplicable de la primera mitad. 

Y luego está Messi. El argentino siguió sin estar, hoy cual peonza durante muchos minutos vio como sus compañeros pasaban el balón de banda a banda sin alzar la mirada para buscarle, y cuando lo encontraban Messi no era Messi, o fallaba el pase, o erraba el regate o disparaba contra el cuerpo de alguien, de hecho, ni de falta tuvo gol tirando dos balones fuera. El Barça necesita a un Messi que no esté melancólico sobre el césped para ser el mejor Barça, hoy fue uno bueno sin su extraterrestre, aunque esta semana en Champions necesitará ser más.




Deja tu Comentario