2017-02-08 19:02 Real Madrid Por: Administrador

Alguien tiene que decirle a Simeone que deje de hacer el ridículo



Fede Peris Las redes sociales son un clamor ante el tratamiento interesadamente sectario y manipulador que la prensa madrileña / madridista le ha dado a la eliminatoria Barça-Atlético de Madrid a falta de oportunidades para ocuparse del equipo de los amores de Florentino Pérez, que no tiene más opción que ver la Copa por la tele. De todo lo oído y leído la conclusión generalizada es que el Barça alcanza la final de Copa (la cuarta en los últimos cuatro años) de forma fraudulenta y gracias al árbitro.

La doble cara de Simeone: con el Barça y con el Madrid

Y el Cholo Simeone se ha subido al carro del llanto rabioso de los perdedores para vomitar lo peor de sus vísceras tirando la piedra y escondiendo la mano: "Tengo claro por qué en la Champions tenemos más posibilidades que en Liga o Copa".  O, lo que es lo mismo, según Simeone con árbitros europeos lo hubiera tenido más sencillo el Atlético. Parece no recordar lo "fácil" que lo tuvo en la Champions League en la última final, cuando empató a uno con el Real Madrid y tuvo que envainarse el gol blanco de Sergio Ramos, conseguido en flagrante fuera de juego, y una mano de libro del mismo jugador dentro de su área que el árbitro no quiso conceder como penalti. ¿Son esas las posibilidades de más de las que habla Simeone en Champions League? No se le vio entonces tan chulito denunciando el robo al Atlético. No se atrevió. Con el Barça es más fácil. ¿O quizá se refiere a la última eliminatoria de Champions del Atlético ante el Barcelona en la que su jugador Gabi interceptó con el brazo un balón colgado por Iniesta, dentro del área, desviando su trayectoria. El Atlético eliminó al Barça gracias al árbitro. Y a Luis Enrique no se le ocurrió justificar su fracaso con una chorrada como la que ha dejado caer Simeone. Y alguien también debería recordarle cómo ganó su última Liga el Atlético en el Camp Nou, con un gol anulado al Barça de libro en la última jornada que enfrentó a ambos equipos en el recinto azulgrana. La lluvia cae para todos igual, pero algunos parecen tener una memoria selectiva. Pero Simeone y la prensa de Madrid no se acuerdan, a la hora de valorar la justicia de la eliminatoria, el gol del Atlético logrado en el Calderón por Griezmann que nunca debió subir al marcador por un agarrón previo de Torres sobre Suárez. De hecho, el Barça es el único equipo del mundo que roba los partidos autoexpulsándose dos jugadores, haciendo un penalty muy riguroso y añadiendo cinco minutos, que luego son seis esperando que llegue el gol del rival. Luis Suárez ha cometido dos faltas en el partido. Dos amarillas cada una, y expulsión. Y Sergi Roberto, parecido: tres faltas, dos tarjetas y expulsión. Mientras tanto, Suárez recibiendo codazos en la cabeza sin sanción y Filipe Luis buscándole el tobillo a Messi hasta que lo encontró. Este sí que acabó el partido. Luis Suárez se perderá la final de la Copa del Rey. Sergi Roberto también. Y toda la plantilla del Real Madrid, también. Por eso, ahora va de oscurecer el valor de la Copa. Empezando por el chupito y acabando por los lavabos del Bernabéu.  

Deja tu Comentario