2016-05-19 16:05 Opinión Por: Administrador

Alguien lo tenía que decir: El bodrio de la Europa League



Pedro Riaño Alguien lo tenía que decir. El Sevilla, séptimo clasificado de la Liga española, y el Liverpool, octavo clasificado de la Premier League, se han disputado la final de un engendro que se ha venido a llamar Europa League y que permite al ganador autoproclamarse "campeón de Europa". Se trata de una competición menor cuyo único aliciente es abrirle al ganador las puertas de la competición mayor, la Champions League. De hecho, quienes juegan esta competición, la Europa League, son los que no se han ganado el derecho de jugar la Champions League, los quintos, sextos, séptimos y octavos clasificados. Son esos y los que la Champions League ha expulsado de su competición por no dar la talla en su primera fase. Es el caso del Sevilla, que ganando la Europa League de la temporada pasada, se adjudicó el derecho a disputar la Champions League de esta temporada. Pero a las primeras de cambio fue apeado de la competición porque aquí no apareen quintos, sextos o séptimos, sino primeros, segundos, terceros y cuartos. Y el Sevilla, expulsado de la Champions por no dar la talla, fue enviado a la Europa League para poder presumir luego de ser campeón de Europa. Pero no, señores. El campeón de Europa saldrá de la final de Milán. Nada que ver con ese partido de Basilea que ha servido para disparar la euforia sevillana pero que en modo alguno permite al Sevilla rebautizarse como campeón de Europa. La UEFA ha querido hacer de la Europa League una reconversión de la antigua Copa de la UEFA. Sin embargo, aquella competición tenía un nivel muy superior, porque a la Copa de Europa sólo accedían los campeones de cada país, y a la UEFA iban los segundos, terceros y cuartos. Ahora los cuatro primeros están en la Champions League y a la Europa League puede ir cualquiera. No se equivoquen. El campeón de Europa de verdad es el FC Barcelona. Y dentro de diez días lo será el Real Madrid o el Atlético de Madrid. Lo demás es puro folklore. Enhorabuena al Sevilla por su éxito. Pero no perdamos de vista que esta competición es lo que es, no lo que se pretende que sea.  

Deja tu Comentario