2013-08-05 18:08 FC Barcelona Por: Administrador

Alguien tenía que decírselo a Joan Laporta



Pedro Riaño

En una entrevista concedida al diario El País, Joan Laporta lanza su artillería contra Sandro Rosell en lo que no es más que el inicio de una campaña de acoso y derribo que tiene que acabar con su retorno a la presidencia del FC Barcelona. Otra cosa es que lo consiga, pero el objetivo es ese.



-El País le pregunta si tan mal le ha ido en la política que tiene que volver al Barça. Responde: "Me ha ido muy bien. Mi objetivo era unir a ERC y CIU para trabajar por la independencia de Cataluña, y eso es lo que está sucediendo".
En realidad Joan Laporta intentó ocupar un hueco a la izquierda de Esquerra Republicana para defender con vehemencia la independencia de Catalunya. A la hora de la verdad, su presencia en la política catalana es testimonial, lo que diga o deje de decir carece de trascendencia y CIU y Esquerra pactarán o dejarán de pactar independientemente de su voluntad. Como hizo en el Barcelona o incluso a nivel familiar, su paso por la política ha servido para dividir en lugar de unir y la prueba está en cómo ha acabado el partido que él fundó, Solidaritat Catalana: disgregado y todos peleados.

-Le pregunta El País por su afición por el champán francés por encima del cava catalán para sus celebraciones. Respuesta: "Ja, ja, ja, a ver… En fin, me gustan los dos para celebrar".
Respuesta inaceptable en alguien que va de líder independentista. No puede decantarse en público por el champán francés perjudicando los intereses de la industria del cava catalán. Especialmente con la que está cayendo.

-¿De cañas, mejor con Florentino o con Rosell? Respuesta: "A Florentino le respeto mucho y el actual presidente del Barça es una persona con la que no me iría de cañas porque lo que ha hecho es darme caña desde que ha llegado. En todo caso se las ha tomado todas él".
Al presidente del Real Madrid le respeta mucho. Al del Barcelona no. Con Sandro Rosell se iba a tomar gintonics al reservado del Speakeasy cuando le llamaba "Sandruscu" y decía que su amistad no se podía romper por nada en el mundo. Los tiempos le han cambiado. Será porque ahora no pagaría el Barça las cañas.



-Dice Laporta sobre Rosell: "Es una rabieta y una venganza. Por resentimiento e inmadurez. Por no querer admitir que les dejamos el mejor Barça de la historia. Y luego porque la gente nos reconocía parte del mérito de los últimos éxitos. Es la típica rabieta de unos inmaduros".
Laporta recuerda siempre que le dejó a Rosell el mejor Barça de la historia. De lo que no se acuerda él es de los dos años negros previos a Guardiola. Tampoco recuerda que el mejor Barça de la historia es el de Messi, Iniesta, Xavi, Puyol o Valdés y él jamás ha admitido que los heredó de sus predecesores. Quizá es la "típica rabieta de inmaduro" tan frecuente en él. Lo cierto es que su denostado Núñez puso en marcha La Masía y el Barça vive de aquella iniciativa por la que él bien poco hizo. Laporta se apoyó durante su mandato en la cantera heredada, Ronaldinho, fichaje de Rosell, y luego en Guardiola después del fiasco Rijkaard.

-E insiste sobre Rosell y los suyos "han acumulado demasiado odio y resentimiento. Yo intenté hacerles partícipes de nuestros éxitos. No soy rencoroso, me cabreo pero prefiero recordar lo bueno".
El odio y el resentimiento es lo que le lleva a él a ajustar cuentas con Rosell para intentar devolverle la jugada de los avales. Odio y resentimiento es el que mostró él durante muchos años contra Núñez por perder ante él todas las elecciones a las que se presentó y la moción de censura que le planteó.

-También vuelve a poner una vez más su dedicación al Barça como excusa a su fracaso matrimonial: "me costó el matrimonio. Mis hijos se divirtieron por estar cerca del Barça, conocer a jugadores… Aunque también sufrieron mucho con el tema de los violentos, con las amenazas de los criminales. Si lo hubiera sabido antes, no lo hubiera hecho".
Lo que no explica son las infidelidades que acabaron con la paciencia de su esposa, especialmente la de la novia brasileña, Flavia Teixeira, a la que colocó como empleada del departamento de relaciones públicas del club, a la que puso un pisito y a la que se llevaba a los desplazamientos.

-Le dice El País que sus posibilidades para volver a la presidencia pasan porque el equipo vaya mal. Respuesta: "Con esta directiva el equipo ha seguido ganando, pero no ha llegado al socio. No ha defendido al club en momentos clave, como cuando les acusaron de doparse; ha hecho todo lo posible para echar a Cruyff, para que Guardiola se fuera… Tienen una actitud de niños inmaduros y afortunadamente hay gente que mira más allá de los títulos, por eso es más que un club. Y si algún día me decido a ser candidato saldremos de dudas".Es posible que Rosell sea un presidente "blando" y que no llegue como él al socio, pero es el presidente más votado de la historia porque el socio estaba harto de tener a un presidente que se bajaba los pantalones en un aeropuerto, que espiaba a sus empleados, directivos y jugadores con el dinero del club, que intentaba enriquecerse utilizando su posición de presidente del Barça, que realizaba "negocios" ruinosos, como el de Viladecans, que flirteaba con el franquismo puro y duro, que colocaba en el club a amigos y novias, que distribuia entre sus amigos de forma oscura y tenebrosa las entradas de las finales que eran de los socios, que intentaba pelotazos, como el del nuevo Camp Nou, sin consultar a nadie, que estaba más pendiente de viajar por el mundo repartiendo solidaridad que de ocuparse de los problemas de la masa social barcelonista en casa, que prometía un sponsor chino que nunca llegó y que a día de hoy está pendiente de una explicación, que tiraba de VISA sin control, que desayunaba, comía, merendaba y cenaba en el restaurante más caro de Barcelona a la salud de los socios del Barça, que generó tal grado de división que se le fueron 14 directivos y que perdió las elecciones de 2010 con la vergüenza de que su candidato quedó cuarto entre cuatro aspirantes.

-Y sigue apropiándose del apellido Guardiola como si fuera suyo, algo que hay que aceptar mientras el propio interesado no diga lo contrario: "Hubiera hecho todo lo posible (para retener a Guardiola), cosa que ellos no. Le obligaron a asumir funciones que no le correspondían. Pep tenía mucha personalidad y a esta junta directiva no le interesaba eso. Además, les recordaba demasiado a nuestra etapa".
Esta junta intentó retener a Pep por todos los medios, le aceptó todos los caprichos, como por ejemplo la ruinosa venta de Ibrahimovic un año después de ficharle, con unas pérdidas de 50 millones de euros, y cuando su marcha ya era inevitable le hizo homenajes de todos los colores después de recordarle lo mucho que le querían. Cuando alguien se quiere ir se va. Y Guardiola, según sus propias palabras, se havía "vaciado" en el Barça.  Nadie le invitó a irse. Se fue porque quiso. De la misma forma que se fue porque quiso en su época de jugador. Tampoco entonces le llenaba lo suficiente el Barça.

-También avisa que si gana en 2016 habrá más de lo mismo visto de 2003 a 2010: "escucharé opiniones como la de Cruyff o de mi entorno más próximo".
Joan Laporta no entiende que el barcelonismo está harto de ismos, entre ellos el cruyffismo. Y que la imagen de Johan Cruyff está ya muy deteriorada, Al socio no se le escapa su filosofía partidista y sus deseos de intervenir en el club, para aprovecharse si mandan los suyos o para criticar si no están sus amigos en el poder. El estatus de gurú que tuvo un día Johan Cruyff ahora recae en Pep Guardiola. Más le vale a Laporta seguir apostando por éste y dejar de lado a quien con su comportamiento despierta recelos. A Johan Cruyff ya le han echado de demasiados sitios: FC Barcelona, Ajax, Chivas...

-Su espíritu destructivo le lleva a estar en contra de la segunda equipación del Barcelona a pesar de portar el diseño de la senyera; "No me gusta mucho. Primero, tiene más de cuatro barras. Y segundo, creo que se quiere trasladar a los jugadores una cuestión y una carga que corresponde más a una junta directiva". Y añade que "cuando uno hace cosas que no siente, se le nota que no es auténtico".
Que un supuesto indeopendentista como Laporta cuestione la segunda equipación actual del Barça no indica más que de ahora en adelante, haga lo que haga Rosell, todo estará mal hecho. ¿Cuál será el Laporta auténtico? ¿El independentista o el que cuela a su cuñado, patrón de la Fundación Francisco Franco, en una junta catalanista?

-Le preguntan que si vuelve lo hará acompañado de su amiga pornostar María Lapiedra: "Eso son temas personales… pero es una chica simpática que hizo unos vídeos por decisión suya que siempre me los ha enviado después de hacerlos y que eran divertidos".
Era esta chica tan simpática como las que invitaba al palco del Camp Nou en las previas a las fiestas de Luz de Gas. Las mismas que acaban con el presidente del FC Barcelona rociándose de champán por la cabeza con una botella en una mano y un puro en la otra.

-Días atrás, en la presentación de la revista Libero, se refirió a Sandro Rosell como "representante de un pasado oscuro y tenebroso, del neonuñismo. Está enfrentado a Cruyff, a Guardiola y a mí y lo hace a través de los boletines oficiales del club, Mundo Deportivo y La Vanguardia, y en general todo el grupo Godó”.
Él empleaba otros métodos. Acudía a medios amigos dispuestos al masaje incondicional para explicar sus verdades. Y cuando no le gustaba el entrevistador, lo cambiaba. Lo que no dice es que Rosell no está enfrentado a Guardiola y a Cruyff. Son Cruyff y Guardiola los que disparan contra el presidente del FC Barcelona sin venir a cuento.
 
-Más: "“Rosell es un acomplejado sin ninguna cultura democrática, que dice medias verdades y que se basa en la escuela de su gurú”.
Lo que es seguro es que Joan Laporta no es un acomplejado, pero va corto de cultura democrática cuando no es capaz de aceptar el resultado de unas elecciones democráticas y a los tres meses monta una moción de censura como conscuencia de una rabieta infantil e inmadura. Unos tienen a Núñez como gurú. Otros a Johan Cruyff. Los dos tienen muchas virtudes y defectos, pero hay algo que les diferencia: uno es barcelonista y el otro es sólo cruyffista.

-Y también ha habido para Núñez: “Fueron unas declaraciones patéticas, de alguien al que no se le entiende cuando habla, alguien que chochea (en catalán ‘no hi toca’) y que se desacredita solo. Sus declaraciones fueron patéticas. Cuando habla no se le entiende y es lamentable que diga que no supimos gestionar el club cuando dejamos el mejor Barça de todos los tiempos. Núñez está senil y el resentimiento no le deja vivir. Las patéticas declaraciones de Nuñéz que habla de aquella manera que no se le entiende al hablar acusándonos de gestionar mal el club. Eso no se puede tolerar y es inaceptable".
A Joan Laporta no se le entendió muy bien cuando dijo que no sabía que su cuñado era franquista o cuando no supo explicar por qué no firmó el acuerdo de sponsorización con los chinos. Y mucho menos se le entendió cuando trató de explicar que él no sabía nada de la macroperación de espionaje que se organizó en el club financiada con el dinero de los socios. A él no se le puede acusar de demencia senil, sino de otra cosa. Aunque él siga creyendo que lo suyo es "tolerable y aceptable".

-Y ha tenido un recuerdo para su amigo Guardiola: "Ahora se centran en Pep, como si no hubiera sido el responsable de los éxitos de los últimos años. Pep ha sido la única figura deportiva que se ha mojado por nosotros en el tema de los avales”.
Con el tema de los avales se cumple la ley. Ni más ni menos. La ley que él se quiso saltar pensando que el presidente del Barça en aquella época estaba por encima del bien y del mal. Y si a su amigo Pep le sabe mal que sus queridos directivos de la época tengan problemas para hacer frente a los avales, que responda él con su patrimonio, que le sobra con lo que ha ganado en el Barça. Pero no es de recibo que el socio tenga que rascarse el bolsillo para tapar las irregularidades cometidas por los gestores del club. Sería un detalle de buen amigo que fuera el propio Guardiola quien cubriera los desajustes de sus amigos... pero no lo hará.

- "Este acomplejamiento, de actuar sin transparencia, sin cultura democrática y hay ejemplos, esta manera de hacer las cosas de forma 'carrinclona' y poco moderna, y esta obsesión por tenerlo todo controlado y destruir todo lo que ellos no han hecho. Hace pensar que nos la están pegando. Seguro que hay una razón en lo de Villa, pero se tiene que explicar. No van de cara y no actúan de manera transparente, y el tiempo va desenmascarando estas situaciones",
Hay que insistir en que Laporta jamás dio explicaciones sobre el sponsor chino que exigió de varios viajes a Pekín a cuerpo de rey, no justificó las facturas de una visa que echó humo, no aclaró qué se le había perdido al Barça en Miami montando un equipo de fútbol, ni explicó el reparto de las entradas de París, ni la compra de los terrenos de Viladecans ni el fichaje de Ibrahimovic. El que menos ha explicado es el que pide más transparencia.

-"La austeridad está bien pero el objetivo es la eficiencia. Es una manera de actuar llena de complejos e impropia. Les lleva a hacer cosas para hacer daño de forma inmadura. Este enfrentamiento viene en mi caso porque me han demandado después de lo que hice por el Barça, una situación injusta e incomprensible que sufrimos mis compañeros de Junta y yo mismo. Pusieron una demanda a los que les dejamos el mejor Barça de la historia, es inmadurez fuera de lugar".
Nadie duda del esfuerzo y trabajo de los anteriores gestores y de sus éxitos y fracasos deportivos, que están ahí, pero dejar el mejor Barça de la historia no da derecho a quedar impune de posibles fechorías cometidas. No tienen bula. Esos tiempos oscuros y tenebrosos del "usted no sabe con quién está hablando" ya han pasado, aunque Laporta parezca echarlos de menos. Ahora se trata de ser "maduros" y afrontar los  propios hechos con responsabilidad. En lugar de llorar ahora, hubiera sido mejor actuar con honestidad cuando pudieron hacerlo.

-Y también ha explicado de forma partidista la etapa de Johan Cruyff como jugador del Barça: "Vino Cruyff e hizo una revolución, nos cambió. Intentábamos peinarnos como él, correr y tocarla como él, como referencia. De niño el fútbol era esto, jugar en la calle y vivir la revolución de Cruyff, que hizo una temporada espectacular cuando llegó. Johan tenía una forma de jugar muy elegante, con un cambio de ritmo impresionante, y disfrutábamos con él".
Todo eso, seguramente, es cierto en su caso. Lo que no dice es que Johan Cruyff en cinco años de jugador del FC Barcelona ganó una Liga y una Copa sobre 14 títulos posibles. Como jugador echó y fichó a jugadores, Echó y fichó a entrenadores y tuvo al presidente Montal sometido a un chantaje constante: o haces lo que yo quiero o me voy, Contratando a Johan Cruyff el Barcelona fichaba al mejor jugador del mundo, pero en el campo, salvo en la primera temporada, se escondió con cobardía jugando de lateral o de líbero o sacando de banda mientras dirigía el tráfico y el equipo perdía en los desplazamientos por vergonzosos 1-0 en campos tan temibles como Burgos, Santander o Salamanca. Un día se fue del Barça y lo dejó arruinado para que Núñez lo reconstruyera. Él siguió su carrera y fichó por el Levante ingresando la mitad de las taquillas mientras sus compañeros no cobraban y se encerraban en el vestuario. Ese también fue su amado Johan Cruyff.

 


Deja tu Comentario