2013-07-26 16:07 FC Barcelona Por: Administrador

Alguien tenía que decírselo a Thiago



Joan Tubau

Thiago Alcántara, que fue incapaz de despedirse de Tito Vilanova, el técnico que se negó a decirle lo que quería escuchar, que le aseguraría la titularidad en el Barcelona, se hace ahora el ofendido por el trato que ha recibido en el Camp Nou, en donde ha crecido y se ha hecho un hombre y una gran promesa del fútbol.



Le ha dicho Thiago a RAC1: "quería sentirme valorado, quería salir y el club tampoco puso de su parte para que me quedara". El club le valora de forma conveniente, de lo contrario no hubiera firmado hace dos años un contrato que le ligaba al FC Barcelona hasta 2015. No ha sido el FC Barcelona quien iha incumplido  el contrato. No ha sido el Barcelona quien ha faltado a su palabra. No ha sido el Barcelona quien ha engañado. Aquí el único que ha mentido es Thiago Alcántara.

El Barça no ha echado a Thiago. Ha sido Thiago quien ha dejado al Barça. Eso de entrada, para centrar la situación. El Barça ha valorado a Thiago, pero Thiago no ha valorado al Barça y ha preferido el Bayern de su amigo Guardiola porque allí jugará más de lo que le adelantaba Tito que iba a jugar en el Barça. Thiago quería jugar más minutos de los que dispusieron a su edad Xavi e Iniesta en este mismo equipo. Pero Thiago no es Xavi ni es Iniesta para venir con exigencias.

La gran verdad de la fuga de Thiago es que si alguien no ha puesto algo de su parte para cumplir el compromiso firmado, ése ha sido Thiago. Si alguien no ha sido educado con la otra parte ha sido Thiago. Si alguien no ha valorado a la otra parte, ese ha sido Thiago, cegado por el dinero alemán y los minutos de gloria que le promete Guardiola.



Thiago ha madurado en dos años. En agosto de 2011, poco después de firmar con el Barcelona el contrato que ahora ha incumplido, opinaba de manera muy diferente: "Es un sueño seguir en este equipo y en este club. Soy muy feliz. Ahora me toca compartirlo con los míos. Nunca he pensado en irme. Siempre he querido estar aquí". Nunca pensó en irse, siempre quiso estar aquí. Mentiras. Una mentira detrás de otra.  Entonces, cuando no sabía ni que existía el Bayern de Pep Guardiola, sí estaba muy agradecido al Barça y se sentía valoradísimo: "Lo ha hecho todo por mí. Me ha entrenado, he ido subiendo en las categorías inferiores, ha confiado en mí para jugar el año pasado en el primer equipo y me ha ofrecido la renovación". Eso era antes, cuando iba de humilde. Ahora que va de vedette ya no se sentía valorado. Tipos así, cuanto más lejos mejor.

"Ahora me toca a mí demostrar que puedo jugar en el Barcelona y que puedo ayudar al equipo para seguir arriba de todo". Ahora le tocaba traicionar al club que había confiado en él, según sus propias palabras. Y en lugar de demostrar que podía jugar en ese equipo, ganándoselo en los entrenamientos, prefirió la opción del Bayern, en donde su titularidad se decidirá por real decreto.

Ha dicho Thiago:  "Me estoy adaptando muy bien, este vestuario es fantástico. Me han recibido con los brazos abiertos. He venido a ganarme el puesto, soy uno más de la plantilla, ese es mi rol". Tito Vilanova sólo le pedía que se comportara de acuerdo al discurso que ha pronunciado a su llegada a Múnich, porque en este Barça repleto de campeones del mundo y de Europa, Thiago sólo podía aspirar a ser uno más. Seguramente en el Bayern pueda tener tratamiento de reyecito o de enchufado del entrenador. Pero estas prebendas aquí no se llevan. Y ha añadido: "jamás le puedo cerrar la puerta a un club como el Barcelona, ha sido mi casa". Pues se las ha cerrado para siempre, a no ser que en el futuro, cuando tenga los bolsillos llenos y la necesidad de volver a casa, se encuentre en el Camp Nou a Guardiola o alguna extensión de Pep gobernando el Barça. Pero aún así, el barcelonismo le recordará de por vida su falta de compromiso con el FC Barcelona y sus mentiras mientras vistió de blaugrana. Y no le consentirá que su presencia en el Barça dependa de su estado de ánimo o de sus caprichos.

Thiago, que te vaya bonito por Alemania, que juegues muchos minutos, que ganes mucho dinero... y olvídate del Barça. Pudiste formar parte de la historia de este club y sólo serás un borrón en ella. Pero así lo has querido tú. Pudiste compartir espacio con los grandes y saldrás en el mismo capítulo que Figo. ¡Qué pena! Otro barcelonista de boquilla del que hasta hace poco decía su padre: "Thiago está encantadísimo con su renovación. Él desea quedarse toda su vida en el Barcelona. En ningún momento dudé sobre si Thiago se quedaba o no. El club siempre nos ha llamado, siempre nos ha dado esa tranquilidad, esa seguridad, y siempre ha querido acabar con toda esta historia". Delicioso discurso. "Toda la vida en el Barcelona". ¿Por qué son tan mentirosos? ¿Por qué no se callan?

Cuidado, que este tipo, Mazinho, tiene otro hijo cobrando del Barça. Es decir, que si saliera bueno -que está por ver-, no sería extraño que los Alcántara volvieran a comportarse igual. ¡Qué peligro!

 

 

 


Deja tu Comentario