2012-09-18 20:09 FC Barcelona Por: Administrador

"Alonso tiene que correr por 4 porque no hacéis nada"



Un barco a la deriva. Eso es lo que es el Real Madrid en la actualidad. Un entrenador que dice que no tiene equipo después de que su presidente haya enterrado en el césped 450 millones en fichajes. Unos jugadores que no tragan a su entrenador y que entre ellos mantienen sus rencillas. Un presidente que no actúa ni ejerce de presidente... El descontrol en la antigua sagrada Casa Blanca es tal que han bastado cuatro jornadas de liga para dejar el campeonato sentenciado a favor del FC Barcelona. El Madrid de los récords se ha desmoronado como un castillo de naipes. Tenía poca base. O ninguna.

Nuestros compañeros de Grada360 nos han abierto aún más los ojos con una excelente información en la que transcriben las conversaciones que se produjeron en el vestuario del Real Madrid poco después de consumarse la derrota en el Sánchez Pizjuán. Allí Mourinho advirtió a sus hombres que "Yo voy a ir a la rueda de prensa. No voy a enviar a nadie. Ya que vosotros no sois capaces de dar la cara por mí en el campo, me defenderé yo solo".



En cuanto Mourinho desapareció de la sala, se inició el intercambio de frases entre los jugadores:  "Venga chavales, ¿qué nos pasa? (...) ¡Somos el Real Madrid, hostias!", dijo Iker Casillas, en calidad de capitán intentando levantar los ánimos mientras sus compañeros guardaban silencio. Le respondió Gonzalo Higuaín: "Todos sabemos lo que nos pasa, que nos falta el aire. No podemos respirar".

"Lo que hay que hacer es tener más intensidad. Se juega como se entrena", así habló Sergio Ramos, que fue más lejos: "Lo que no puede ser es que gente como Xabi (Alonso) no pueda con su cuerpo porque tenga que correr y jugar por cuatro de vosotros, que no hacéis nada". Mientras tanto Cristiano Ronaldo permanecía callado. Mourinho volvió de su rueda de prensa y acabó con la discusión con un  "Ya hablaremos el miércoles, tras la Champions".

Grada360 desvela también que Aitor Karanka, el secretario de Mourinho, tuvo que llamar la atención de Higuaín y Benzema, que iban a salir del vestuario entre risas:  "Cada uno por separado, en silencio y callados o bien se cebará con nosotros todo el mundo". En este Real Madrid las apariencias son muy importantes. La simulación, el teatro. Que parezca lo que no es. Florentino Pérez ya sabía lo que hacía cuando metió a Mourinho en su casa. Nada de todo esto debe sorprenderle, especialmente el divorcio que existe en el vestuario entre los jugadores y su técnico y entre los propios futbolistas. Se ha intentado crear un clan portugués para desactivar el poderío del clan de los campeones del mundo, pero Casillas y Sergio Ramos tienen mucho peso, demasiado, para que alguien se les suba a las barbas. Empezando por Cristiano Ronaldo y acabando por el propio Mourinho, a quien parece que le han ofrecido un pulso.




Deja tu Comentario