2014-04-17 17:04 Real Madrid Por: Administrador

Alves tampoco supo perder



T. R.

Dani Alves fue el personaje más negativo de la final que anoche disputaron en Mestalla el Real Madrid y el Barcelona. Su aportación, analizada desde el aspecto meramente deportivo, no sólo no apartó nada a su equipo sino que facilitó las cosas al Real Madrid para que anotara sus dos goles. Ambos llegaron por su banda, que dejó desguarnecida. Los jugadores blancos sólo tuvieron que aprovechar sus facilidades.



Y en lugar de hacer autocrítica y admitir que una vez más el Real Madrid ha sido superior, Alves prefirió montar broncas con los jugadores del Real Madrid. En una jugada en que chocó con Sergio Ramos y trató de simular una falta, el jugador madridista, de forma muy deportiva, le dio la mano para ayudarle a levantarse. Lejos de aceptar el gesto, lo rechazó en un claro desprecio a lo que es el ejercicio de la deportividad.

Y al final, cuando la derrota del Barcelona ya parecía inevitable, la tomó con Modric, a quién lanzó un balonazo a la cabeza para que sacara de banda. Una muestra más de la deportividad del brasileño que es uno de los protagonistas en las victorias pero que no pierde ese protagonismo en las derrotas por sus gestos y desaires.  Y todo ello, con el consentimiento del árbitro, que parecía más pendiente de la "violencia" de Isco que de la antideportividad del lateral culé.


Deja tu Comentario