2015-04-27 18:04 FC Barcelona Por: Administrador

Analizamos un titular de Roncero y su grado de distorsión



Pedro Riaño

El Barça lidera la clasificación de la Liga con dos puntos de ventaja a falta de cinco partidos -quince puntos- por disputarse, lo que quiere decir que el Barcelona es el único equipo que depende de sí mismo y se encuentra en una situación privilegiada que le permite prescindir de lo que hagan los demás si gana los cinco partidos que restan por disputarse. De los cinco, sólo uno complicado, la visita al Atlético de Madrid, un partido en el que el Barcelona encontrará la máxima predisposición del rival después de los desprecios a los que ha sido sometido recientemente tras ser eliminado de la Champions League por el Real Madrid. No creemos que el Atlético salga ante el Barça a dejarse ganar, pero seguro que lo hará con otra intensidad de la que es habitual en él.



Esta es la verdadera situación. El Barça no depende de nadie más que de sí mismo. El Real Madrid, en cambio, que tiene que jugar en Sevilla y recibir al Valencia, no sólo está presionado y obligado a ganarlo todo. Aún en ese caso, necesita que el Barça pinche para ser campeón. Y tan difícil es una cosa como la otra.

La situación es dramática para el Real Madrid, que, un año más, tiene que recurrir al clavo ardiendo, en este caso el Atlético de Madrid, para evitar que el Barça sea campeón... suponiendo que el equipo de Ancelotti lo gane todo, que es mucho suponer. No dejaría de ser curioso que Tomás Roncero tuviera que arrodillarse ante Neptuno pidiendo un favor. Pero es lo que hay.

En este contexto llega el titular de Tomás Roncero. El titular no es que el Real Madrid lo tiene casi imposible, no depende de sí mismo y precisa de la ayuda del eterno enemigo local para ganar la Liga. No, no. La noticia es que el Barça las va a pasar canutas si quiere ser campeón. En eso se ha convertido el Real Madrid en los últimos años, en un equipo que sólo sirve para que el campeón sufra hasta el final. Y mientras tanto, si se consuma la debacle de este año, el Real Madrid de Cristiano Ronaldo sumará su quinto fracaso en seis años. Una Liga de seis. Ese es el verdadero titular. El Madrid tiene al supuesto -sólo supuesto para algunos- mejor jugador del mundo y sólo es capaz de ganar una Liga de seis.



Que se lo hagan mirar. Mientras el Barça asume que le va a costar ser campeón, otros sólo aspiran a ponérselo difícil. Sólo eso. Empezaron hablando de sextete, luego de triplete... Ahora están con el doblete. Y a saber. Como siempre, viven de sueños e ilusiones en un mundo virtual que no se corresponde con el real. El mundo real es el del Barça en Canaletas. Cueste mucho o poco, pero en Canaletas. Lo demás son gaitas desafinadas.


Deja tu Comentario