2013-07-10 16:07 Real Madrid Por: Administrador

Ancelotti: "Cuando llego a un club, me convierto en su fan número uno".



Edu Soler

El flamante entrenador del Real Madrid, Carlo Ancelotti, se mostró una persona muy afable y cercana aunque exhibió su carácter afirmando que todas las decisiones que afecten al equipo le corresponden a él: "Nota al mundo: yo decido las alineaciones. Yo solo, en todos los casos. Y quiero dejar ese punto bien claro de una vez. Por supuesto, Berlusconi me pidió alguna vez que explicase por qué quité a un jugador y no a otro, y a veces discutimos cuando yo mandé al banquillo a alguno de sus favoritos, jugadores talentosos a los que le costaba ver con sus tacos fríos en el banquillo. En los últimos tiempos Ronaldinho, al principio Rui Costa. Amaba a Van Basten y Savicevic, adora a Kaká. Si un presidente te pide explicaciones tienes que dárselas, es tu obligación. Un deber del entrenador a su jefe. Es algo que tiene todo el sentido".



Además, el técnico italiano aseguró que desde que llegó a España se siente un madridista más: "Siempre he tenido un serio defecto. Cuando llego a un club para entrenarle, me convierto en su fan número uno. No les pasa a todos los entrenadores, apostaría dinero. A mí me sobreviene una pasión total, un flechazo instantáneo. No soy un hombre de negocios, soy un romántico a la antigua. Respeto la cultura y la historia de los clubes para los que trabajo. Creo que es la forma idónea de encarar mi trabajo. Una obligación. No puedes aparecer un día en un club y empezar a dar órdenes. Por otro lado, es inconcebible que un club cuestione las decisiones de su entrenador durante la temporada. Es una incomprensible y contraproducente forma de trabajar".

Para concluir, el preparador negó que sienta en exceso la presión: "Mi culo está a prueba de terremotos. Me he sentado en banquillos que no paran de moverse y agitarse. Mi culo ha tenido que resistir todos los niveles de la escala de Richter. Corrimientos sísmicos y descargas de alto voltaje. Todo el mundo está en un sitio confortable y yo posado en un volcán. Siempre ha sido así. Vivo con la amenaza de ser despedido".


Deja tu Comentario