2015-05-23 12:05 FC Barcelona Por: Administrador

Anuncian el fichaje de Gündogan, un jugador con tripita cervecera



Fede Peris

El FC Barcelona tiene previsto cubrir la vacante que deja Xavi Hernández por su marcha a Qatar con el centrocampista del Borussia Dortmund Ilkay Gündogan. Se trata de un jugador que despuntó hace tres años y que se convirtió en una de las piezas más codiciadas del mercado europeo ganándose el interés de clubs como el Real Madrid y el FC Barcelona. Sin embargo, una inoportuna lesión de espalda le mantuvo casi un año retirado de los terrenos de juego, lo que sirvió para deformar su imagen con el aspecto que muestra la foto. Una barriga cervecera que nada tiene que ver con la imagen que se espera de un deportista de elite. Sin embargo, Gündogan, que debido a sus problemas de espalda tiene problemas para mantenerse en su peso ideal, ha conseguido ponerse en forma y ha realizado una temporada más que aceptable con el Borussia Dortmund.



Mundo Deportivo explica hoy que Gündogan ha pasado en Múnich un reconocimiento médico para fichar por el FC Barcelona y cubrir el hueco que dejará Xavi Hernández en el vestuario del Camp Nou. Según esta información, el Barça estudia el momento adecuado de su incorporación. De forma inmediata este verano para adaptarse hasta enero a los sistemas de Luis Enrique, tal y como sucedió con Suárez -aunque éste pudo debutar en octubre-, o bien mantenerlo cedido hasta el 1 de enero en el Borussia para incorporarlo entonces al Barcelona. O existe la posibilidad también de esperar al 30 de junio de la próxima temporada, en cuyo caso Gündogan llegaría gratis al Barcelona dado que su contrato finaliza en esa fecha. La misma fuente explica que Gündogan se ha sometido a la revisión médica en la clínica del doctor Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt, el ex jefe médico del Bayern que tuvo problemas con Guardiola y acabó dimitiendo. Según esta información los problemas en la espalda que generaron la obesidad del jugador han desaparecido. Dicha lesión se produjo en agosto de 2013 en un amistoso Alemania-Paraguay. Gündogan no volvió a los terrenos de juego hasta octubre de 2014. Su lesión fue un calvario: no podía permanecer sentado, ni estar de pie. No podía atarse loz zapatos ni levantar pesos. Llegó a sufrir ligeras parálisis y hormigueos en las extremidades inferiores, así como dolor constante que requirió de continuas inyecciones para calmarlo. Esos problemas fueron los que llegaron a degenerar su imagen con esa barriga que ya no existe desde que juega en el Borussia Dortmund a pleno rendimiento.


Deja tu Comentario