2012-10-05 19:10 Real Madrid Por: Administrador

Apagar un incendio para encender otro en el Clásico



Y como tal, como paréntesis en el calendario que supone y cita que olvida y deja a un lado situaciones personales, deportivas o anímicas, un gran tópico y una gran verdad a medias es decir que no importa cómo llegan ambos equipos al choque. Verdad, porque tratándose de Madrid y Barcelona uno no puede predecir el resultado en función de lo que sucedió antes; A medias, porque por mucho que sea un partido distinto hay determinados detalles que no pueden obviarse.

Y, mucho me temo para el barcelonismo, un detalle que no puede dejarse de lado es el hecho de que el equipo de Tito Vilanova llega al encuentro con su defensa completamente destrozada. Puyol es básico en estos partidos y a su ausencia habrá probablemente que añadir la de Piqué, que si por otro lado llega a tiempo lo hará tan justo que el equipo culé puede correr ciertos riesgos con él, primero porque no recaiga y segundo porque no sé hasta qué punto es bueno apostar por un futbolista si éste no se encuentra en condiciones físicas óptimas para jugar, se llame como se llame.



Mascherano-Song es una pareja que puede realizar un gran partido contra el Madrid, por supuesto. Pero apuesto a que si se pudiera evitar, ningún culé la preferiría a Puyol y Piqué. Los hechos demuestran que el Barça está sufriendo mucho más que años atrás en defensa. Basta recordar los partidos contra el Osasuna, el Spartak o el Sevilla, donde el equipo de Tito sufrió goles significativos de que su zaga no es la de otras temporadas. Además de eso, al equipo le cuesta vencer partidos que con Guardiola solventaba con una facilidad pasmosa. Presiona menos y peor, no la mueve como antes y no cierra los encuentros.

Bien es cierto que en esta Liga ya se ha enfrentado a dos de los equipos que, supuestamente, deberían pelear por quedar terceros, Sevilla y Valencia, y derrotó a ambos sin hacer su mejor fútbol, lo cual evidencia que los resultados acompañan. Pero no debería la parroquia culé confiarse y el Madrid será el primer rival serio de la temporada, el adversario que medirá de verdad si todo lo hecho hasta ahora por el 'Tito Team' ha sido realidad o ficción. Y hay que decir que el Madrid llega lanzado.

Un Madrid que ha marcado 14 goles en sus últimos tres partidos, que llega con un Cristiano Ronaldo en estado de gracia y que sabe que debe ganar sí o sí, por lo que no dará lugar a especulaciones que puedan dar tregua a su rival. Que ha aparcado sus problemas internos y que sí, podrá ganar o perder el domingo, pero al menos, y por mucho que esté a ocho puntos, debería preocupar a esa parte del barcelonismo que sueña con goleadas de escándalo.



Hace poco más de un mes, el Madrid le dio un baño al Barça en la Supercopa. También ganó en su última visita liguera al Camp Nou. No le ha perdido la cara a ninguno de los últimos cinco Clásicos y ya demostró que sus complejos contra el Barça son historia. Llega mal por diferencia de puntos en Liga, pero ¿de verdad alguien estará pensando en eso el domingo a partir de las 19:50? Me parece que no. Y si logra ganar a los azulgrana a domicilio, puede terminar de apagar su incendio para provocar otro mucho mayor.


Deja tu Comentario