2011-04-21 15:04 FC Barcelona Por: Administrador

¿Qué le pasa a Villa?



El último gol que metió David Villa fue el pasado 26 de febrero, en la jornada 25 de Liga. El FC Barcelona visitó el campo del Mallorca y el Guaje anotó el segundo gol de los blaugrana, en un partido que acabarían ganando por 0-3. Desde entonces han pasado 11 partidos y Villa sigue sin marcar.

Durante estos 11 partidos en los que Villa no ha mojado, el equipo de Guardiola ha ganado 8 partidos, ha empatado dos y ha perdido tan sólo uno, el de ayer en la final de la Copa del Rey ante el Real Madrid. La sequía goleadora de Villa se ha notado en la cantidad de goles que ha anotado el Barça, pero no en puntos. El equipo blaugrana ha anotado en estos 11 partidos 19 goles, una cifra inferior de la que el Barça nos tenía acostumbrados hasta la fecha. El promedio es de menos de goles por partido, mientras que antes, el FC Barcelona anotaba una media de 3 goles por partido. A pesar de ello, dicho desacierto de cara a gol, no se ha notado en puntos ya que el equipo se ha llevado las victorias por la mínima, en lugar de golear como había hecho hasta la fecha.



David Villa suma 21 goles en la presente temporada repartidos en las tres competiciones en los 43 partidos que ha disputado. En Liga lleva 17, en Champions suma 3 y en Copa ha visto puerta en una ocasión. Son unas buenas cifras teniendo en cuenta que es su primera temporada en el club, pero es que su inicio goleador fue trepidante. Hasta que no empezó su mala racha con el gol, llevaba una media de 1,5 goles por partido habiendo anotado 21 en 32 partidos. Unos resultados que todo el mundo habría firmado a principios de temporada.

El problema pero, es que el Guaje atraviesa por uno de sus peores momentos profesionales de su carrera. Jamás había tenido tantos problemas para ver portería y muchos se pregunta qué es lo que le sucede al delantero asturiano, porque no es normal. Guardiola concede poco importancia a la oscuridad goleadora de David, aunque es consciente de la ansiedad que nace en los goleadores en estas situaciones. “El quiere marcar y le ayudaremos a hacerlo”, dice Pep. El propio jugador también intenta no obsesionarse y asegura que “mientras que el equipo gane, no importan quién marque”.

Algo que puede influir es el rol de Villa en el equipo, y es que David se ha visto obligado a cambiar su personalidad en el Barça. Antes, dicen, cuando cogía un balón en el área ya no había nada más que la portería, ni compañeros, ni nada, solo el gol. Ese ‘egoismo’ del asturiano ha tornado en más toques, más pases y menos remates. Mucho tiene que ver su perfil en el campo. Desde la banda izquierda se siente cómodo, pero pierde presencia. La mayoría de las veces busca la pared o a un compañero para el centro y muchas menos perfilarse para el disparo con la derecha.



Sea como sea, está claro que el FC Barcelona necesita de los goles de David Villa si quiere eliminar al Real Madrid en las semifinales de la Champions y conquistar la cuarta Copa de Europa para el club blaugrana. El Guaje debe volver a ser determinante.


Deja tu Comentario