2016-05-30 14:05 Opinión Por: Administrador

Arbeloa no explica qué es lo que ha empezado en el Real Madrid



Pedro Riaño Álvaro Arbeloa quiso hacerse el gracioso en la celebración del título que anoche festejaba el Real Madrid y su imaginación no le dio para más que para seguir el hilo iniciado por Gerard Piqué con Kevin Roldán. Piqué dijo ahora hace exactamente un año: "Gracias, Kevin Roldán. Contigo empezó todo".  Se refería a la polémica fiesta de cumpleaños de Cristiano Ronaldo que hundió al Real Madrid en todos los frentes (año en blanco) y permitió al Barça arrasar en todas las competiciones ganando la Liga, la Copa y la Champions League. Arbeloa, que no sabe ni sabrá lo que es el triplete, porque ese honor jamás lo ha alcanzado el Real Madrid en su centenaria historia, quiso poner el triunfo agónico y conseguido con la ayuda arbitral en la final de la Champions League a la misma altura del triplete. Como si ganar la Champions League, y nada más, equivaliera a la gesta que el Barcelona protagonizó la temporada pasada por segunda vez en su historia ganándolo todo. "No sé cuándo y con quién empezó todo esto", dijo Arbeloa en la celebración. Pero no explicó qué es lo que ha empezado. El Real Madrid ha ganado un título, algo muy habitual a lo largo de su historia, aunque últimamente sean tan caros de conseguir. Sólo ha ganado un título. Para que empiece algo, hay que hablar en plural y referirse a títulos, como sucede con el Barcelona, que cierra su balance del año con cuatro títulos en el zurrón. Es el problema del Real Madrid, en donde cualquier pequeñez puede ser elevada a categoría de inmensidad. El Real Madrid simplemente ha ganado uno de los tres títulos que logró el Barcelona el pasado año. Y sólo ha ganado uno porque los otros dos se los ha quedado el Barça. Uno de ellos, ayudado por las deficiencias de la gestión administrativa del club blanco. Y el otro, con el Real Madrid resoplando hasta el final y muriendo en la orilla a pesar de que la pintorersca Caverna le daba por campeón una hora antes de cerrarse la competición. Y ese cuarto de hora de título provisional y moral les supo a gloria. El Real Madrid no ha empezado nada. Para empezar algo sonado hay que ganar el triplete. Y luego el sextete. Y eso no lo ha conseguido nunca el Real Madrid. Ni lo primero ni lo segundo. Y hay que cerrar también heridas que siguen abiertas y que siguen también sin respuesta. Porque el 0-4 no se responde con un 1-2. Y quedan también pendientes de respuesta el 5-0 y el 2-6. Pasan los años y no llega la respuesta. Hace ocho años que la prensa cavernaria representada en los programas de Josep Pedrerol anuncian el fin de ciclo del FC Barcelona. Hace ocho años que el Barça no deja de encadenar títulos en plural. Uno detrás de otro. Años y años de gloria que han sido manchados de manera mezquina por los profesionales de la suciedad escondidos detrás de un micrófono. El ciclo del Barça sigue vivito y coleando. El ciclo del Real Madrid, está por ver. Ahora se trata de contar el tiempo que van a tardar en hablar del triplete que ganará el Real Madrid la próxima temporada sencillamente porque tiene a Zidane. Y es que, aunque lo paresca, el Barça no ha cerrado el año en blanco, una circunstancia que conocen muy bien en la capital por lo que de habitual ha tenido durante el mandato de Florentino Pérez en el Real Madrid.

Deja tu Comentario