2013-04-10 16:04 FC Barcelona Por: Administrador

Arbeloa: "¿Tú estás loco?"



El árbitro, el francés Lannoy, pasó por alto dos entradas de Arbeloa merecedoras de tarjeta ayer en el partido que el Real Madrid jugó en Estambul. La tercera no se la perdonó y al defensa del Real Madrid, echando mano del manual de mandamientos de Mourinho, no se le ocurrió otra cosa que protestar la decisión arbitral añadiendo el gesto de tocarse con el dedo índice la sien haciéndolo girar mientras le decía al árbitro: "¿Tú estás loco?". Al señor Lannoy le faltó tiempo para enseñarle la segunda amarilla que significaba la expulsión. Arbeloa seguía sin entender nada y le preguntaba "¿por qué me expulsas?". La respuesta del colegiado francés no dejó resquicio a la duda haciendo el mismo gesto que le había dedicado Arbeloa segundos antes: "¿Tú estás loco?".

Arbeloa le ha hecho un flaco favor a su equipo, que se encuentra sin lateral derecho para afrontar las semifinales (a no ser que a la UEFA le dé por hacer como al Comité de Competición de la Federación Española levantándole el castigo). A Arbeloa le tienen que caer dos partidos y con su actitud genera un serio problema para Mourinho, que no podrá echar mano de Essien, lesionado ayer, y que quizá tenga que volver a recurrir a Sergio Ramos como lateral derecho.



Pero la culpa no es de Arbolea sino de quienes le permiten que se comporte de esta manera tan zafia. Arbeloa es el que va por la vida pisándole la pantorilla a Villa mientras le toca los genitales, es el mismo que le pone la mano en la cara a Messi para intentar provocarle. Es el mismo que se inventó el numerito del parking del Bernabéu para perjudicar la imagen de un compañero de profesión. Ese es Arbeloa, un ejemplo de antideportividad que por el hecho de vestir la camiseta del Madrid se cree con licencia para llamar locos a los árbitros o para faltarle el respeto a los rivales. A Arbeloa lo han fabricado así en el Real Madrid y ahora recogen con él lo que se ha sembrado en los últimos años.

Seguramente en Estambul pensó que sucedería lo mismo que en Old Trafford, en donde se ganó una roja directa que el árbitro, el amigo Çakir, no quiso ver y, en cambio, fue capaz de engañar al colegiado provocando la expulsión de Nani que resultaría decisiva para que el Madrid pasara la eliminatoria. Debió pensar Arbeloa que todos los árbitros son iguales y se llevó una sorpresa con el francés de ayer, que expulsándole vino a decirle: "el que está loco eres tú". Alguien tenía que recordarle que no se puede ir por la vida destilando prepotencia y malos modos.


Deja tu Comentario