2014-03-01 15:03 Real Madrid Por: Administrador

¡Arbeloa, vetado en la selección!



Carlos Muñiz

Hace meses que se viene comentando que la convivencia en la selección española entre sus componentes no es la ideal. En las últimas convocatorias habíamos visto escenas de frialdad. Los jugadores del FC Barcelona le hacían el vacío a Álvaro Arbeloa. No querían saber nada de él. La presión sobre el lateral blanco ha ido en aumento y Del Bosque se ha visto obligado a ceder, a apostar por la mayoría en la que él confía aún a costa de renunciar a un futbolista que le ha dado muy buen rendimiento a la Roja.



Arbeloa podrá ganar este año la Liga, la Copa y la Champions, pero no irá al Mundial. Estaba escrito. Sus incidentes con Messi le han pasado factura y los jugadores del Barça no se lo perdonan. Como tampoco perdonan a Xabi Alonso por emplearse contra ellos dejándose la piel en el campo. Son los dos jugadores del Real Madrid a los que los barcelonistas le tienen puesta la cruz. De puertas afuera hablan de normalidad, de relación profesional y de ausencia de problemas. De puertas adentro, ni los buenos días.

Árbeloa ha sido víctima de un veto por parte de los jugadores del Barcelona liderados por Xavi Hernández y Gerard Piqué. Se aprovechan de su posición ventajosa ante el seleccionador, por ser mayoría, y le han sabido sacar partido. Lo que está claro es que no son razones deportivas las que han llevado a Del Bosque a prescindir de Arbeloa. Si hubiera visto los partidos del Chelsea esta temporada sabría que Azpilicueta no le llega a la altura del tobillo al lateral blanco que ha aceptado sacrificar.

La bronca de Piqué



Hace apenas un año España jugó ante Finlandia en Gijón. El partido acabó con un sorprendente empate que parecía complicar la clasificación de España para el Miundial. En ese partido Piqué recriminó airadamente, para que se viera bien, a Arbeloa acusándole en el campo de ser el causante directo del gol finés. Un detalle muy poco profesional que delata la actitud del barcelonista hacia el madridista. Arbeloa no se arredró y le respondió con el mismo ímpetu. Cosas como esta no le perdonan a Arbeloa, que ha quedado marcado por Mourinho y los culés no olvidan.


Deja tu Comentario