2017-02-07 22:02 FC Barcelona Por: Administrador

Un árbitro de vergüenza intenta (y casi lo consigue) echar al Barça de la Copa (1-1)



Fede Peris Ha ido de muy poco, pero a punto ha estado el colegiado extremeño Gil Manzano de echar al Barça de la Copa. Nada hubiera hecho más feliz a la clase arbitral que ver al Barça fuera de la final de la Copa del monarca, el Barça de Piqué, ese para el que piden castigos ejemplares, los mismos castigos que no reclaman para árbitros ineptos como el propio Gil Manzano o para el colega que no es capaz de ver un balón dentro de la portería por medio metro. Así se escribe la historia del fútbol en España. Con errores arbitrales que siempre van en la misma dirección. Competiciones adulteradas y peligrosamente preparadas para que las gane el Real Madrid. Y ya que el Madrid no está en la Copa por su actuación manifiestamente nefasta en los cuartos de final, Gil Manzano ha dado la impresión de que ha intentado paliar la desgracia merengue haciendo lo humanamente posible para enviar al Barça también al pelotón de los eliminados. Así la tristeza podría ser compartida. Pero este Barça tiene a Messi. Y tiene a Suárez. Y con eso no pueden ni los árbitros más tendenciosos como Gil Manzano.

La grata sorpresa de Cillessen

Como se preveía, el Barça ha jugado un partido muy conservador, extremadamente conservador, hasta el punto de que su primer disparo a puerta, por medio de Messi, no ha llegado hasta el minuto 27 de partido. Antes, el Atlético había puesto a prueba a un providencial Cillessen que hoy ha disputado su mejor partido como blaugrana, con las manos... y con los pies. Impecable. El Atlético ha tomado el mando del partido y el Barça se ha dejado dominar esperando su oportunidad. Y la oportunidad ha llegado en el minuto 43 a través de un jugadón de Messi, de esos que sólo un Balón de Oro de verdad -pero de verdad- puede hacer. Moyà ha rechazado su disparo y ahí estaba Luis Suárez presta a sentenciar la eliminatoria.

El Atlético buscó la ruina del Barça

Y al Atlético se le ha acabado ahí la estrategia. Al margen de un dominio territorial que no conducía a nada, los jugadores colchoneros estaban más predispuestos a repartir y a protestarlo todo que a jugar a fútbol. Parecía como si buscaran perjudicar al Barça  y buscarle la ruina en la final. Y lo han conseguido. Especialmente eficaz ha sido Filipe Luis, protestón y repartidor a partes iguales desde el minuto uno hasta el último, el 96, cuando le ha propinado un zurriagazo a Messi de roja directa que, por supuesto, no ha sido castigado como merecía. Filipe Luis no quería irse del Camp Nou sin dejar sus señas de identidad clavadas en Messi, como, por cierto, ya es habitual en su trayectoria como futbolista. Pero al que han echado ha sido a Suárez, claro.

El Barça acaba con nueve y el Atlético con Filipe Luis en el campo

  La cuestión es que entre las marrullerías del Atlético y las granujadas del árbitro, el Barça se ha visto obligado a ponerse a defender el resultado. El público le gritaba a Gil Manzano "¡Qué malo eres!" Cada vez cuesta más entender que tanta ineptitud acumulada partido tras partido se deba a la falta de conocimientos o de oficio de los colegiados. Hay que tener mucha predisposición y ganas de fastidiar para arbitrar como lo ha hecho hoy Gil Manzano contra el Barça. Con un penalti contra el Barça que ha podido ser decisivo, pero que el Atlético no ha sabido aprovechar, con tarjetas absurdas que han dejado al Barça con nueve contra diez (ha expulsado a Sergi Roberto, Luis Suárez y Carrasco), y con tarjetas contra el Barça que expresan maldad.

Escandalosa tarjeta a Cillessen y seis minutos de prolongación

Por ejemplo, la que ha visto Cillessen supuestamente por perder tiempo. No hay un solo portero que visite el Camp Nou que no intente perder tiempo como Cillessen ha podido hacer hoy. Incluso de manera más descarada. El público protesta y el árbitro nunca pica. Pero hoy sí. Hoy era importante no perder tiempo porque el Atlético necesitaba marcar. Esa es la diferencia. No es lo mismo que las prisas las tenga el Barça o que las tenga su rival. Tanto necesitaba marcar el Atlético que el colegiado ha alargado el partido innecesariamente cinco minutos e incluso ha añadido uno más entendiendo que una agresión de Filipe Luis a Messi que ha dejado a éste tendido en el suelo, exigía alargar más la cosa. El tema no tendría nada de particular si no fuera porque hace exactamente diez días, en Sevilla, el Barça se intentaba sobreponer al gol que entró medio metro, y que no se le concedió, asediando la portería del Betis. El árbitro sólo añadió tres minutos. Y en tres minutos se quedó a pesar de que un jugador del Betis consumió uno de esos tres minutos tirado en el suelo para ser atendido. En Sevilla, cuando el tiempo lo necesitaba el Barça para sumar dos puntos más, no se añadió ni un segundo. Al Atlético le han regalado hoy un minuto de más (sobre cinco). Es la doble vara de medir. Al Barça y a los demás.

El Barça paga cara su cuarta final de Copa consecutiva

Pero bien está lo que bien acaba. El Barça alcanza su cuarta final de Copa consecutiva. Y lo ha pagado caro, que de eso parecía que se trataba. Entre el Atlético y el árbitro se han encargado de que Sergi Roberto y Luis Suárez no disputen la final. Y Filipe Luis, el segador, se ha ido de rositas. Y protestando, eso sí. Empieza a dejar de ser una sospecha para convertirse en una evidencia que lo de los árbitros está teledirigido. No pueden ser tan malos. Es imposible. Y tanta casualidad contra el Barça confirma que hay que empezar a hacer caso a Piqué. El árbitro hoy ha estado a punto de dejar al Barça sin su Copa. Por lo demás, la buena noticia ha sido el regreso de Busquets y de Iniesta, la confirmación de que Cillessen es mejor portero de lo que aparentaba y la confirmación de que un poco de Messi es suficiente para que el Barça imponga su ley a pesar de los pesares.

Ficha técnica

FC Barcelona, 1 - Atlético de Madrid, 1

FC Barcelona

Cillessen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Rakitic (Iniesta, min. 72), André Gomes, Denis (Mascherano, min. 62); Messi (c), Suárez y Arda Turan (Busquets, min. 70).

Atlético de Madrid

Moyá; Juanfran, Godín (c) (Lucas Hernández, min. 49), Savic, Filipe Luis; Carrasco, Koke, Saúl, Nico Gaitán (Correa, min. 48); Griezmann y Fernando Torres (Gameiro, min. 61).

Goles

1-0, minuto 43. Suárez. Recoge un rechace de Moyá a disparo de Messi desde la media luna del área para impulsar el esférico al fondo de la red con la derecha. 1-1, minuto 83. Gameiro. A placer, desde muy cerca, después de una asistencia de Griezmann.

Árbitro

Jesús Gil Manzano (extremeño). Mostró tarjetas amarillas a Sergi Roberto (min. 19) por derribar por detrás a Fernando Torres, a Carrasco (min. 36) por una dura entrada sobre Arda Turan, a Sergi Roberto (min. 57) por una entrada peligrosa ante Filipe Luis, a Rakitic (min. 66) por protestar al juez de línea, a Carrasco (min. 69) por arrollar a Arda Turan, a Cillessen (min. 76) por perder tiempo en un saque de puerta, a Savic (min. 77) por una zancadilla a Suárez, a Suárez (min. 87) por falta sobre Juanfran, a Suárez (min. 90) por jugar con el brazo ante Koke, a Filipe Luis (min. 90+4) por derribar a Messi y a Busquets (min. 90+6) por desplazar un balón con ánimo de perder tiempo. Expulsó a Sergi Roberto (min. 57), a Carrasco (min. 69) y a Suárez (min. 90) por acumulación de tarjetas amarillas.

Campo:

Camp Nou ante 67.734 espectadores.

Deja tu Comentario