2014-12-22 23:12 FC Barcelona Por: Administrador

Así celebra Cristiano Ronaldo los goles que no marca él



Fede Peris

Al margen de desaparecer una vez más en un partido decisivo, en los que sólo parece ser capaz de marcar de penalti, Cristiano Ronaldo volvió a dar la nota en una final. Esta vez no hubo penalti. Esta vez tampoco celebró un 4-1 de penalti como si el mundo se acabara. Ni lo celebró agrediendo a un rival y siendo expulsado como ha sucedido en otras finales en las que ha mostrado su mal perder.



Anoche, en Marrakech, sucedió algo tan sencillo como que ganó su equipo y él no tuvo ningún protagonismo. El Real  Madrid marcó dos goles y ninguno llevaba su firma. Y eso le saca de quicio. Su concepto del compañerismo y su concepción del fútbol como deporte colectivo le llevan a protagonizar situaciones como la que muestra esta imagen. Ramos acaba de marcar, se desata la euforia, el goleador parece volverse loco y los que aparecen en la imagen, Benzema y Pepe, muestran su alegría por el tanto de su compañero. Pero Cristiano Ronaldo no. Está maldiciendo la situación que le ha impedido a él ser el autor del remate de cabeza. Y no lo celebra. El gol no era suyo y no merecía la pena celebrarlo.

Este es Cristiano Ronaldo en estado puro. Egoista y soberbio. Si el gol no es suyo no lo celebra. Así se entienden las broncas que echa a sus compañeros cuando no le pasan un balón o los gestos de niño consentido cuando un disparo suyo no entra. Es así. Ayer pasó desapercibido. No hubo penaltis y no pudo sacar pecho. 


Deja tu Comentario