2013-03-03 14:03 FC Barcelona Por: Administrador

Así demuestra el Real Madrid su complejo de inferioridad



Corría el minuto 82 cuando, con el partido empatado a uno, Sergio Ramos salió a rematar un córner que acabó en la red de Víctor Valdés. Era el gol del triunfo del Real Madrid. El sevillano lo celebró quitándose el brazalete de capitán -ejercía como tal por la ausencia de Casillas por lesión-, dio un salto y lo besó y elevó efusivamente ante las cámaras y el público del Santiago Bernabéu.

Una imagen muy curiosa. Primero, porque nunca se le había visto celebrar un gol así. Segundo, porque la celebración del gol fue calcada a la de Carles Puyol cuando marcó su gol en lo que fue el gran partido del 2-6. Justamente también significaba un 2-1 (1-2 en este caso), y pasó en la misma portería, y tras un remate en la salida de un córner.



Aquel partido quedó clavado para siempre en el madridismo. Y la celebración idéntica de Sergio Ramos da a entender que el Real Madrid buscaba venganza por lo que fue un auténtico chorreo. El equipo de Mourinho aprovechó la debilidad blaugrana para desahogar una rabia que llevaba dentro desde hace tiempo.

No es la primera vez que pasa. Hace cinco días, en el partido de Copa del Camp Nou, Varane ya hizo gala del buen ganar blanco. Tras marcar su gol, que ponía el 0-3 en el marcador, el central lo celebró cruzando los brazos y mostrando dos dedos, tal y como hace habitualmente Gerard Piqué cuando anota. 

El Madrid todavía no se ha desquitado de las humillaciones que sufrió ante el Barça en los últimos años, y aprovecha cualquier ocasión para mostrar su complejo de inferioridad.




Deja tu Comentario