2013-02-15 17:02 Real Madrid Por: Administrador

Así está Sergio Ramos tras su último roce con Mourinho



Al menos, eso es lo que señalan los medios de comunicación después del cruce de declaraciones entre el técnico y el jugador después del partido. Sin mencionarse, parecería que Mourinho y Ramos hubieran vuelto a chocar: "Si fallamos en las marcas individuales el trabajo no sirve para nada", espetaba el entrenador el rueda de prensa. "No hay que señalar a ningún jugador. Me ganó la partida y es honesto reconocerlo", contestaba el defensa.

'El Confidencial' habla sobre esto en el día de hoy para señalar que Ramos está molesto y decepcionado con Mourinho. Ambos ya tuvieron un fuerte roce al principio de la temporada, provocado por otra situación similar en la que el zaguero pagó los platos rotos tras la derrota ante el Sevilla en el Sánchez Pizjuán. Aquel día cruzaron declaraciones y el andaluz terminó en el banquillo frente al Manchester City.



Aunque es cierto que Mourinho ha tenido encontronazos con algunos miembros de la plantilla a lo largo de la temporada, habría que ver en qué medida es todo tan exageradamente malo como cuenta 'El Confidencial', que señala que la actitud del técnico estaba gustando mucho a una plantilla que no quiere que hable y que ya no encaja bien sus reproches. Ahora, este episodio habría enfadado a Ramos y habría distanciado aún más al preparador de sus futbolistas.

Todo ello justo en el momento más delicado de la temporada, con dos situaciones límite para el equipo, que tendrá que jugarse toda la temporada pendiente de dos hilos, de dos marcadores de 1-1 cosechados en casa ante dos rivales como Barça y Manchester.Según 'El Confidencial' la cúpula directiva madridista anda preocupada por las tensiones renovadas entre cuerpo técnico y plantilla, máxime con esos marcadores para afrontar los partidos de vuelta en los que se resume el curso en poco menos de una semana.

No obstante y pese a todo, Ramos seguirá tirando del carro. Convertido en líder del equipo en ausencia de Casillas, Mourinho había querido que fuese su prolongación sobre el césped, diferencias aparte. Ambos reconocen no ser excelentes amigos, pero habían llegado a un acuerdo respetuoso. Ahora esto hace saltar todas las alarmas. ¿Habrá reconciliación?.




Deja tu Comentario