2014-11-06 10:11 FC Barcelona Por: Administrador

Así gana el Madrid: invitando a cenar a los árbitros



Fede Peris

Si en el mundo arbitral existe una incompatibilidad repugnante es la de que un árbitro acepte una colocación en un club de fútbol al término de su carrera arbitral. Aceptar ese supuesto da a entender que el club premia así sus favores de cuando estuvo en activo. Y si no es así, lo parece. Y al Real Madrid, el mismo que presume de señorío, le sobran escrúpulos para tener en nómina a un ex árbitro, Carlos Mejía Dávila, cuya función en el club es tener a sus ex compañeros contentos. 



Dice Javier Matallanas: "Con el fichaje de Carlos Mejía Dávila el club intentó corregir lo que había descuidado en las relaciones institucionales durante la primera etapa de presidente de Florentino, antes de dejar repentinamente la presidencia en febrero de 2006". Es decir, que Florentino Pérez debió entender que su primera experiencia fracasó por culpa de los árbitros y en su segunda etapa ha decidido poner la solución adecuada para que la historia no se repita.  

El martes por la noche el responsable del "área árbitros" del Real Madrid, se llevó a cenar al colegiado Kassai, que minutos antes había pitado el Real Madrid-Liverpool. Se lo llevó al Xistu. en donde fue colmado de toca clase de atenciones. Es así como gana el Real Madrid, colmando de atenciones a los árbitros de la mano de un profesional del arbitraje que está en nómina de Florentino como premio a sus servicios en el pasado. Y así, a base de detalles, la estadística de los penaltis favorables crece y crece y crece... Y saliendo al césped con doce, es fácil que el equipo adquiera confianza en sus propias fuerzas y juegue como los ángeles. Siempre con red, por si algo falla.

 




Deja tu Comentario