2014-02-06 18:02 FC Barcelona Por: Administrador

Así justifica Tomás Roncero el anunciado y virtual hat-trick de Cristiano que no llegó



Joan Tubau

Hoy ya no se acuerda de los juramerntos de ayer, cuando garantizó que Cristiano Ronaldo lograría un hat-trick ante el Atlético. Hoy va de Casillas y de que "¡Papá ha vuelto!". Y como Cristiano no marcó, resulta que estuvo espléndido jugando para el equipo. Asi son los poseedores de la verdad que cantan las melodías de Florentino. A todo le dan la vuelta. Y siempre tienen razón. Incluso cuando el Madrid no gana nada en todo un año y se queda en blanco, para ellos es "imperial y glorioso". El día que gane algo el Real Madrid habrá que prepararse porque se pueden poner insoportables.



Dice así Tomás Roncero en su artículo de hoy en As: "¡Papá ha vuelto!

Cristiano celebró su 29 cumpleaños jugando para el equipo, lo que demuestra que este Madrid no depende de nadie. Fue la noche de las revanchas cumplidas. La noche de Jesé, Modric, Di María, Pepe... Y con Iker de portero. ¡Hala Madrid!

Revancha consumada. En esta parte alejada del río somos así cuando nos dan por muertos. Apelamos al escudo, al orgullo de la camiseta, al respeto por unos valores que nos han heredado desde niños, a valorar al vecino otorgándole un rango superior para que así sepa mejor la victoria final. Lo de los dos últimos derbis fueron dos agujeros negros en el espacio. Misterios dignos del CSI. Eso no podía tener continuidad. Era como imaginar el agua con sabor. Absurdo. El Madrid sabe que ganar al Atleti es una exigencia que nos viene desde la cuna. Sabemos que somos mejores, porque lo somos, pero es bueno demostrarlo siempre, sin dormirse en los laureles. Decía Manolete que para el Atleti esto era un entrenamiento porque el partido que a ellos les importa es el de Almería. El Madrid es más honesto con la Copa y se lo tomó como lo que era. Un pedazo derbi ante el equipo que lidera la Liga de España. Y eso es mucho. Saber valorar al Atleti en su medida fue la mejor manera de ponerles en su sitio. Nosotros, humildad, intensidad, presión adelantada, juego solidario (¡hasta Cristiano se esmeró en defensa al no estar inspirado en ataque!), fútbol vibrante, de rango mayor. Por eso los actores secundarios se adueñaron de la escena. Pepe metiendo un gol a lo Pirri (su beso al escudo me emocionó), Modric emulando a Pirlo en la construcción y a Ramos en defensa (¡salvó un gol de la raya!), Di María convirtiéndose en un tres pulmones con respiración asistida y gol incluido y, por último. un canterano que es magia y talentos a raudales..."



Ni una palabra de los tres goles de Cristiano Ronaldo prometidos ayer.


Deja tu Comentario