2013-08-05 09:08 Real Madrid Por: Administrador

Así les fue a los británicos que jugaron en el Madrid



Edu Soler

7 años después de la marcha de David Beckham, otro jugador británico aterrizará en el Santiago Bernabéu. De confirmarse el fichaje de Gareth Bale por el Real Madrid, el galés cogerá el relevo del Spice Boy como representante del Reino Unido. 



El crack del Tottenham será el sexto futbolista británico que se enfunde la elástica madridista y tendrá la gran responsabilidad de igualar los éxitos cosechados por sus antecesores.

El primero en recalar en el Real Madrid fue Laurie Cunningham, procedente del West Bromwich y costó la friolera de 175 millones de pesetas (para aquella época, una auténtica millonada). 'La perla negra' llegó a la Casa Blanca con la aureola de crack, pero su rendimiento no acabó de encandilar al público madridista. Se marchó al Sporting de Gijón y, poco después, al Rayo Vallecano.

En la temporada 1999-2000, llegó Steve McManaman procedente del Liverpool. El crack inglés era toda una institución en Anfield y su fichaje por el Real Madrid le encumbró a lo más alto de Europa. Durante su estancia en Chamartín, 'Magma' conquistó dos ediciones de la Liga y de la Supercopa de España, dos Champions, una Continental y una Supercopa de Europa.



Al centrocampista le sucedió Michael Owen. Al igual que McManaman, el Balón de Oro de 2001 abandonó Liverpool para recalar en el Santiago Bernabéu. Fue un capricho de Florentino Pérez y su rendimiento dejó mucho que desear. Se marchó al cabo de una temporada y no logró alzarse con ningún título. 

Jonathan Woodgate fue el siguiente. El defensor costó 22 millones de euros y fue un auténtico fiasco. Sus constantes lesiones y su falta de adaptación provocó que el futbolista procedente de Middlesbrough no acabase de encajar en los esquemas madridistas. Durante su etapa en la Casa Blanca, 'Woody' fue el hazmereír de la liga española.

En 2003, el mundo se paralizó para dar la bienvenida a David Beckham. Crack mediático por excelencia, 'Becks' encandiló al público del Real Madrid con su eterna sonrisa y con su sublime pierna derecha. El ex del United tuvo la mala suerte de coincidir con la mejor época de Ronaldinho y sólo pudo alzarse con una liga en el año de su despedida. Pese a que no tuvo mucha suerte, la afición merengue le recuerda con gran cariño y simpatía. 


Deja tu Comentario