2015-02-20 19:02 FC Barcelona Por: Administrador

Así maquilla Pedrerol a Cristiano y ningunea al Barça



Joan Tubau

A Josep Pedrerol le ha caído como agua bendita el salto inicial de los dos Gasol -productos culés- en la NBA. Así no ha tenido necesidad de hacer sangre del Real Madrid y ha podido pasar de puntillas por la crisis blanca, que la ha resumido con un "Casillas, señalado" y "Cristiano Ronaldo, indultado".  Esa es su conclusión de los pitos generalizados que el Bernabñéu repartió el sábado para todos. "A Cristiano se le perdona. El público supo valorar su trabajo", ha dicho. Es lo que le han puesto en el guión bendecido por Pérez.



Divertido ha sido el tratamiento que le ha dado a los gritos de cuatro bobos en el Camp Nou llamando a Cristiano Ronaldo "borracho".  Durante años, el Bernabéu ha insultado al Barça y a Messi, con aparatos de megafonía incluidos. Y no eran cuatro bobos, eran 40.000. Pero Josep Pedreroll ni se enteró. Ahora sí, ahora ha demostrado que se le ha puesto un oído muy sensible y no ha desperdiciado la ocasión de convertir en noticia los gritos de los cuatro tontos dando por sentido que al Barça se le va a caer el pelo por eso. Ya no viene de aquí después de lo de Hacienda, la Audiencia Nacional o la FIFA.  Pero era necesario crear alarma social para intentar forzar a la autoridad competente a castigar el hecho con el mismo rigor que durante años no ha tenido para imponer la educación en el Bernabéu.Y lo de siempre, lo de los cuatro tontos tiene tanta o más gravedad que lo de los 40.000 descerebrados.

Y lo mejor ha llegado cuando ha tenido que explicar que el Barça ha ganado su partido por 5-0. Delicioso. Elogios a Messi con la boca pequeña y, a falta de arcadas que llevarse a la boca con argumentos vomitivos, se ha entretenido con el cambio de Neymar. Esa era la noticia del partido del Barça. Que Neymar fue sustituido. No hay derecho, pobrecito. Luego, curiosamente, cuando hablaban de la chilena de Luis Suárez, el mismo al que Pedrerol llamaba "gordo" hasta bien poco, ponían el grito en el cielo porque Luis Enrique lo dejó en el banquillo. Claro que s, y si el que se queda en el banquillo es Pedro... ¡a ver qué pasa con Pedro!

Todo muy previsible. ¡Qué bien lo hace este chico!




Deja tu Comentario