2014-02-13 12:02 Real Madrid Por: Administrador

Así se ganó el Barça su pase a la final, con escándalo



Carlos Muñiz

Se confirmaron los malos augurios y Fernando Teixeira Vitienes demostró en Anoeta que él sintoniza con las tendencias actuales en el arbitraje: hay que echarle una manita al Barça siempre que lo necesite. Y así, de manita en manita, va tirando el equipo culé en la Liga y en la Copa.



En San Sebastián están indignados. El entrenador, los jugadores y la afición. Se sienten pisoteados. Si en el partido de ida el árbitro se encargó de negarle al equipo donostiarra un penalti de libro y le dejó con diez hombres toda la segunda parte, cuando era el Barcelona quien debió sufrir la expulsión de Mascherano, en Anoeta no mejoraron las cosas. Fernando Teixeira Vitines actuó de forma sibilina a favor del Barcelona.

En el minuto nueve de juego, Texeira se inventó un fuera de juego para abortar un contragolpe mortal de la Real Sociedad. Pudo haber significado el 1-0 con 81 minutos delante para jugar. Pero en los momentos difíciles de zozobra el Barcelona siempre tiene un as bajo la manga. Saca el comodín del árbitro y resuelve la situación difícil. De haber validado la jugada y haber entrado el gol de la Real Sociedad, el Barcelona lo habría pasado muy mal en Anoeta. Sólo el colegiado le permitió disfrutar de un partido plácido.


Deja tu Comentario