2012-10-13 10:10 FC Barcelona Por: Administrador

Así será recordado Pepe en el mundo del fútbol



¿Cómo puede atreverse un carnicero como Pepe a criticar a uno de los mejores jugadores del mundo? ¿Qué le pasaba por la cabeza mientras dejaba ir todas esas bobadas sobre el jugador que demostró más clase sobre el terreno de juego en el pasado clásico? Más incomprensible si tenemos en cuenta que lo tuvo al lado casi todo el tiempo. ¿No fue capaz de ver que su nivel no roza ni el último taco de su bota? Desde la redacción de “madrid-barcelona” nos seguimos preguntando qué tipo de materia gris tiene en la cabeza este individuo después de arremeter contra Andrés Iniesta y contra los jugadores del Barça de la forma en que lo hizo en el pasado clásico.

Por un lado porque no es normal que cuando en el Real Madrid deciden mantenerse al margen en este tipo de pataletas aparezca el central para decir sandeces, algo que responde completamente a los deseos de Mourinho, y por otro, y más importante, porque no entendemos cómo puede ni siquiera atreverse a ponerse en la boca el nombre de Andrés Iniesta, al que nunca en la vida llegará a parecerse, ni dentro del campo ni fuera de él.



Lo segundo ha quedado demostrado con estas mismas declaraciones, y es que los modales de uno y otro distan mucho en el momento de dar las opiniones, y lo primero se lleva demostrando desde que el luso llegó al conjunto pálido.

Y es que no sólo el Barça ha sufrido las agresiones del madridista. El primero y más sonado fue Casquero, del Getafe, que notó como alguien lo derribaba por detrás y posteriormente arremetía a patadas contra él. Otros que vieron los tacos de cerca fueron Cissokho y Lisandro López, en un Madrid-Olympique de Lyon. Xavi Torres también se llevó lo suyo en un Levante-Madrid, después de que Pepe le agrediera por detrás.

 



 
//

 

No obstante, el conjunto azulgrana es el que más veces ha tenido que sufrir los comportamientos de Pepe. Desde teatros como el que protagonizó en la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey entre Piqué y Puyol, simulando una agresión dentro del área, hasta pisotones como el que le propinó a Messi en la ida de la misma eliminatoria, pasando por codazos, patadas y gestos de burla al argentino, al que incluso en una ocasión llegó a cuestionarle si estaba loco, poniéndose los dedos en la sien. Y es que así se recordará al jugador, mientras que al "teatrero", como él llama, será recordado aquí y en todo el mundo por su clase, su “iniestazo”, y desde su propia afición de su gol en la final del Mundial.






Deja tu Comentario