2012-02-13 23:02 Real Madrid Por: Administrador

Atención culés, se avecina humillación y pasillo



Esta situación es propicia. No es descabellado pensar en una humillación pública de los azulgranas. A falta de cinco jornadas para el término del campeonato liguero el Real Madrid visitará el Camp Nou, y para que se produzca el pasillo es tan sencillo como que el Fútbol Club Barcelona vuelva a caer en dos ocasiones más que los blancos en el campeonato doméstico, situación que no parece complicada si nos atenemos al calendario de los azulgranas y al fútbol que estos están practicando en las últimas fechas.

Que el Barça pierda dos partidos más que los blancos en los once encuentros que quedan antes del próximo clásico es algo que podría parecer complicado, pero si atendemos al bajón físico y de juego que está sufriendo el equipo de Guardiola, así como el hecho de ver imposible la conquista del título liguero, le podría llevar facilmente a perder dos envites más. En dicho calendario culé se presentan fechas complicadas como la visita del Valencia, el Athletic de Bilbao o el Getafe al Camp Nou, así como desplazamientos arduos como el Sánchez Pizjuán (Sevilla), el Ciudad de Valencia (Levante) o el estadio Iberostar (Mallorca).



El Madrid no lo tendrá tampoco nada sencillo, pero si sigue jugando como hasta la fecha parece peliagudo plantearse que estos pierdan algún encuentro. El Bernabéu parece un fortín inexpugnable, y fuera de casa el equipo blanco se está mostrando como uno de los rivales más fuertes de todo el viejo continente. En el calendario blanco hay fechas arduas antes del examen en el feudo culé el fin de semana del 22 de abril: La visita a estadios complicados como el Reyno de Navarra (Osasuna), el Madrigal (Villarreal) o el Vicente Calderón (Atlético de Madrid) serán pruebas de fuego para saber si este equipo puede llegar pleno de garantías y con el título bajo el brazo a la fecha del estadio azulgrana. Ver a Messi, Xavi, Dani Alves y compañía haciendo un largo pasillo en el que se rindan ante los campeones en su propio estadio puede ser una fotografía histórica y nada descabellada a día de hoy.

Pero no solo existe la posibilidad del pasillo, la humillación puede ser mayor incluso si el Real Madrid logra proclamarse campeón liguero en el Camp Nou. Esta situación es aún más sencilla si cabe que la anterior, ya que el conjunto blanco solo necesitaría que el Barça perdiese un encuentro más que ellos antes de la esperada cita y vencer en el santuario azulgrana por más de dos goles, situación que no parece disparatada a tenor de lo visto en el último duelo entre ambos en la vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey, donde se vio a un Real Madrid superior al que solo se puedo parar con ayudas arbitrales de los locales.

Así, el Madrid tiene dos vías para la deshonra pública del Fútbol Club Barcelona: el pasillo a los campeones o el proclamarse campeones en el Camp Nou. Ambas situaciones seguro que son bien acogidas por la afición madridista, que espera con ansias el momento de dar por cerrado el campeonato liguero, el cual se tiñe cada día más de blanco. La duda está si el Fútbol Club Barcelona será capaz de ser un equipo señor y rendirse ante un equipo superior, o tirará de sucias artes como encender los aspersores o plantarse a llorar ante los blancos, solo el destino lo dirá. Lo que está claro es que salvo hecatombe mundial, el Real Madrid ya acuna en sus brazos el primer título del año, la Liga.




Deja tu Comentario