2012-04-02 16:04 FC Barcelona Por: Administrador

Aumenta la presión a los árbitros desde Madrid



Dice Tomás Roncero, el mejor distorsionador de la realidad en beneficio del Real Madrid, que Tello echó mano del teatro para que le pitaran penalti el sábado ante el Athletic de Bilbao. Suena a recochineo que desde el Real Madrid se quejen de los penaltis que les señalan a los demás. Entre otras razones porque el Real Madrid es el equipo que más se ha beneficiado de los penaltis (líder indiscutible con 10) y es también el único equipo al que no le han señalado un sólo penalti en contra. Al Barcelona le han pitado 4 a favor y 2 en contra.

Y no será porque no se hayan producido situaciones flagrantes: manos de Higuaín, Pepe y Sergio Ramos dentro del área, por ejemplo. O faltas que se producen fuera del área y se dan como penalti con tal de beneficiar al Real Madrid (como ocurrió en el Real Madrid-Getafe).



La gran mentira del madridismo se cimenta echando porquería sobre los demás. Los que más tienen que callar son los que más se quejan. Ahora la toman con Tello. Curiosamente por una jugada exactamente igual fue expulsado Alves ante el Granada. El jugador que cometió la falta sobre Tello sólo vio la amarilla. Lógicamente, pitaba Mateu Lahoz, el árbitro amigo de Mourinho.

Ahora dice Roncero sobre Tello que "el chaval me parece un futbolista atrevido, pero ya ha aprendido la escuela del Barça tanto para bien, por el juego de su equipo, como para mal, por el teatro". Clama al cielo que los propagandistas del equipo más teatrero acusen a los demás de hacer teatro y de beneficiarse de las actuaciones arbitrales. La hipocresía y el cinismo no podían llegar a más. Para teatro el de Marcelo, el de Cristiano Ronaldo o el de Pepe. Lo quieren acaparar todo. No es suficiente con que les piten más penaltis a favor que a nadie y que les piten menos en contra que a nadie. Quieren acribillar a los demás a penas máximas, aunque no lo sean, y hasta echan mano del photoshop para que la realidad no les estropee su gran titular, y además no aceptan que a los demás, aunque pocos y muchos menos de los que disfruta el Madrid, también les piten de vez en cuando algún penalti a favor.

Así, así, así gana el Madrid. Acaparando las injusticias a su favor. A estas alturas de la película está todo muy claro. Por eso Guardiola hace mucho tiempo que sabe que el nombre del campeón está decidido por real decreto. Por lo civil o por lo criminal. Tanto da. Esta presión desemedida que ejercen los medios madridistas sobre los árbitros sólo tiene una explicación: el canguelo. Llevan muy mal la angustia de que el Barça tenga ya al Madrid a tiro de un sólo tropiezo.






 


Deja tu Comentario