2015-01-28 23:01 FC Barcelona Por: Administrador

Aún va a resultar que el árbitro favoreció al Barça



Fede Peris

El penalti señalado a Mascherano es de los que gustan a Florentino Pérez. Ni falta ni dentro del área. Así es como hay que ganarle al Barça. Esa jugada pudo cambiar el signo del partido, pero el Barça fue mucho, demasiado  equipo para el Atlético y para el árbitro también. Más tarde se le pidió otro penalti a Jordi Alba por desviar un balón con el antebrazo estando de espaldas a la trayectoria del balón y sin ánimo alguno de desviar su trayectoria. Y ahí nació el tercer gol del Barcelona que dejaba sentenciada la eliminatoria.



El Atlético no supo encajar la derrota. Especialmente porque tras el 1-0 a los 30 segundos de partido ya se veían en la semifinal. Y la impotencia y la frustración llevó a los jugadores de Simeone a lo que se espera de ellos, a recurrir a la violencia, los malos modos y la provocación. Gil Manzano perdonó la expulsión a varios jugadores del Atlético y no quiso ver un agarrón de Giménez a Iniesta dentro del área. 

Cuando Gil Manzano expulsó a Gabi en el descanso el Barcelona ya ganaba el partido por 2-3 y el Atlético necesitaba marcar tres goles en 45 minutos esperando que el Barça no marcara ninguno. Difícilmente puede culparse al árbitro de arruinar el encuentro con la expulsión de Gabi que se ganó a pulso. De hecho, varios jugadores del Atlético debieron ver la trjeta roja, especialmente en el recorrido al túnel de vestuarios en el descanso, cuando trataron de buscarle las cosquillas a Neymar. Luego llegó el "botazo" de Turan al linier y una mano posterior que no vio. Turan debió ser expulsado, pero siguió en el campo mientras los colchoneros se quejaban del arbitraje y especialmente Raúl García entraba de manera salvaje a todos los jugadores del Barcelona sin recibir castigo alguno.

El Barça pasa a la semifinal por la puerta grande y... ¡a pesar del árbitro!.




Deja tu Comentario