2011-10-23 15:10 Real Madrid Por: Administrador

¡Y van 20!



El acierto ofensivo de los locales marcó, en gran medida, el desarrollo del partido. A los cinco minutos, el Real Madrid ganaba por 21-9 con canastas de todos los colores y dejó bastante clara la diferencia entre ambos equipos.

A partir de aquí, el Obradoiro reaccionó, el Madrid se relajó y al final del primer cuarto un 25-19 dejó las cosas más parejas. Ni el 21-9 de los primeros cinco minutos, ni el 4-10 de los cinco siguientes, fue cierto del todo. El Madrid se embriagó con su propio acierto inicial, mientras que los gallegos se creyeron que podían hacer faena tras su reacción.



El segundo cuarto, que finalizó 44-34, puso un poco más a cada uno en su sitio. El Real Madrid demostró ser superior al Obradoiro, pero a base de trabajar y emplearse al máximo y el Blusens pudo, puntualmente, hacer canastas, pero su debilidad, sobre todo, en los tableros, le impidió poder aspirar a algo más.

Fernández, por Rudy, que así rezó en la trasera de su camiseta, comenzó como su equipo, muy bien, pero fue diluyéndose hasta el descanso. Las rotaciones de Laso hacen que todos sean partícipes del equipo y que puedan crecer poco a poco, pero corta la inspiración puntual del jugador caliente del partido.

El partido se volvió mustio y predecible en la reanudación, hasta que una canasta acrobática de Rudy tras falta personal de Washington no fue concedida por los árbitros. Esa incidencia despertó a los aficionados del Palacio, más que el marcador, 55-48 en minuto 27.30, que todavía no aseguraba la victoria para el Real Madrid.



A falta del último cuarto, el Real Madrid llegó con 11 puntos de ventaja, 61-50, y la sensación de que el partido no estaba siendo justo con sus méritos, aunque el trabajo del Obradoiro y su entusiasmo estrechara los márgenes del marcador.

Los gallegos volvieron a reducir la ventaja hasta los 7 puntos, 65-58 a falta de 6 minutos para el final, lo que le volvía a poner en disposición de luchar por la victoria, pero ahora un triple de Llull como en otras ocasiones fueron canastas de Reyes, Mirotic, Rudy o Carroll, volvieron a despejar dudas.

Un arreón final del Real Madrid permitió vivir los últimos momentos del partido sin sobresaltos para la grada, ganar el partido por 14 puntos de diferencia, 81-67, y sumar la vigésima victoria consecutiva como locales en temporada regular. EFE

 


Deja tu Comentario