2016-03-23 19:03 Real Madrid Por: Administrador

"El Barça no es rival..." decía Tomás Roncero



CeAPSCwWAAA-iRDCePWcyMWsAAjzJBProdigarse en exceso en las redes sociales tiene sus riesgos. Lo sabe muy bien Tomás Roncero, acostumbrado a lanzar profecías que nunca se cumplen. Por ejemplo esta del 28 de julio de 2014 hallada en su cuenta de twitter: "Para que conste en acta: El gran rival del Madrid para esta temporada vuelve a ser el Atleti. Ha fichado muy bien. El Barça ya no es rival..." No iba desencaminado, pero falló Tomás Roncero en un detalle. El rival, efectivamente, iba a ser el Atlético de Madrid. Pero el rival del Barça, no del Madrid. La fanfarronada la publicó Tomás Roncero apenas unos días antes de que comenzara la temporada que iba a dejar al Real Madrid en blanco y al Barça, el que ya no es rival, con el triplete en el bolsillo. No escarmienta Tomás Roncero. Las palabras de sus intervenciones cargadas de soberbia en El Chiringuito se las puede llevar el viento, pero sus escritos en twitter no. Especialmente si se chulea con eso de "que conste en acta". Constado queda.

La culpa es el independentismo catalán

Suerte tienen los representantes más ilustres de la caverna radical madridista que siempre les quedará el consuelo de los árbitros para vender humo y tapar sus propias miserias con ellos. Es el recurso de los perdedores, una condición que caracteriza al Real Madrid en los años de florentinato, que rima con villarato. Y la muestra la ofrece Juanma Rodríguez, del mismo palo que Tomás Roncero, miembro de honor del club de amargados de la vida por culpa de Messi y sus compinches. Juanma Rodríguez, fichaje estrella de El Chiringuito del nada dudoso florentinista Josep Pedrerol, publicó hace tres días en su cuenta de twitter: "Así es imposible. Conviene políticamente que el Barcelona gane la Liga para impedir la secesión de Cataluña. Otro regalito". Y se queda tan ancho. La Caverna es así se cavernaria. Presumen de lo que no tienen y cuando toca envainársela recurren al viejo truco de confundir la velocidad con el tocino con la esperanza de distraer y anestesiar al personal. Llevan años así. Y se superan. Ya lo saben, si el Barça gana la Liga es para tener contentos a los catalanes y se olviden así de la independecia. ¡País!

Deja tu Comentario