2016-04-12 07:04 FC Barcelona Por: Administrador

El Barça se estrella contra Villar en la final de Copa



Cada vez falta menos para que Barça y Sevilla se vean las caras en el Vicente Calderón con un objetivo en común: levantar la Copa del Rey. Sin embargo, culés e hispalenses han unido fuerzas para luchar contra lo que se ha convertido en un enemigo de ambos antes de la disputa del partido. Se trata de un aspecto del evento, y tras él se esconden la productora Mediaset y el presidente de la Federación Española, Ángel María Villar. El problema es el horario de la final. El duelo se disputará el domingo 22 de mayo en campo neutral -a centenares de kilómetros de Sevilla y Barcelona, y se ha establecido que el pitido inicial suene a las 21:30. Un horario que ha indignado a ambas aficiones, que lo ven como un gran problema para el desplazamiento de sus aficionados, teniendo en cuenta que el día después del partido es laboral. En este sentido, el club culé ha emitido un comunicado en el que afirma que junto al Sevilla han solicitado "de manera reiterada, a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), desde que tuvo lugar la primera reunión para la preparación de la organización de la próxima final de la Copa del Rey, a disputar el domingo 22 de mayo, en el estadio Vicente Calderón de Madrid, una reunión con los máximos responsables de Mediaset, empresa propietaria de los derechos televisivos de dicho partido, para modificar la hora de inicio fijada para las 21:30 horas", apunta el documento. El comunicado no ha permitido la celebración de ningúna reunión, y de hecho ni ha obtenido respuesta alguna: "Pese a la reiteración por parte de ambos clubes en la solicitud de reunión, la misma no ha tenido lugar hasta la fecha y la única comunicación que han recibido ambos de la RFEF es que no se desea debatir la cuestión y no se accede a que se celebre ninguna reunión con dicho objetivo".

"Desprecio y falta de sensibilidad"

El texto redactado por el club culé se dirige posteriormente a las partes: "Ambas instituciones desean dar a conocer públicamente que más allá de las cuestiones contractuales, que pudiera querer hacer valer MEDIASET respecto a su relación con la RFEF, la determinación de la hora de la final es una cuestión de voluntades y que el hecho de que ni siquiera se haya querido atender la petición de reunión de los clubes supone un manifiesto desprecio y una clara falta de sensibilidad hacia ambas entidades y sus respectivas aficiones". Y sentencia: "Cualquier horario posterior a las 19:00 horas cuenta con el rechazo absoluto de los dos clubes que se han unido para exigir respeto a sus aficiones y hacer valer su opinión para que la fiesta que supondrá la próxima final de la Copa del Rey, sea completa".

Deja tu Comentario