2012-02-16 13:02 FC Barcelona Por: Administrador

Barcelona sí organiza una final de Copa del Rey con orgullo



Cuando Barcelona presentó su candidatura para organizar la fase final de la Copa del Rey, que discurre en cuatro jornadas hasta el domingo, todo el mundo sabía que uno de los participantes sería el Real Madrid. Es decir, que no era un secreto para nadie que el equipo blanco tiene ante sí la opción de ganarse en la pista la posibilidad de celebrar por todo lo alto en territorio catalán el éxito final.

Sucede también que, después de ver las palizas que recibe en España y en Europa este Real Madrid sin alma propia y construido a golpe de talonario, como le gusta a Florentino Pérez, nadie piensa que el equipo blanco tenga alguna opción ante el vigente campeón de Copa y actual líder en solitario de la Liga ACB. El cagómetro y en canguelo se quedan, pues, en propiedad de Florentino Pérez y sus pánicos a todo lo que huele a Barça. Sn ir más lejos, pese a las calumnias que se han lanzado desde Madrid en los últimos días, el Barça jamás se ha negado a organizar un partido tan solemne como es la final de Copa de fútbol.



Los restauradores, en pie de guerra

Hace una semana ya explicábamos en madrid-barcelona.com la indignación del sector hostelero madrileño por la decisión de privarle de la evidente fuente de ingresos que supone la organización de una final de Copa en Madrid. Florentino, sin pretenderlo, contribuirá a ampliar los efectos de la crisis en ese sector que vive un momento más que delicado.

Ahora se ha sabido que la Asociación Empresarial de Hostelería de la Comunidad 'La Viña' ha pedido a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, a Ana Botella, alcaldesa de la capital, y al presidente de la patronal madrileña CEIM, Arturo Fernández que hagan algo para impedir que el presidente del Real Madrid se salga con la suya desviando para otra ciudad la riqueza que recibiría la capital de España en el caso de organizar la final de Copa.



El presidente del Real Madrid debería tomar nota de cómo se hacen las cosas en Barcelona y dejarse de complejos ruines. Si su equipo, el Real Madrid, queda campeón de la Copa del Rey en Barcelona, lo celebrará y punto. No habrá suicidios. Es hora de que el Real Madrid se comporte como un club señor y abandone esos tics de entidad segundona que tanto perjudican su imagen en España y en el mundo.

 


Deja tu Comentario