2012-02-20 10:02 FC Barcelona Por: Administrador

Barcelona sí sabe organizar una final de Copa del Rey



Parece ser que esa deportividad de la que ha hecho gala la afición que se ha dado cita en el Palau Sant Jordi, con abrumadora mayoría de barcelonistas, no se puede extender a Madrid. Por lo visto en Madrid no podrían soportar con el fair play que se exige en el deporte que el FC Barcelona se proclame campeón en un escenario madrileño. Algo tan sencillo como felicitar al campeón no está al alcance de un hombre al que se le supone ponderado como es Florentino Pérez.

Pero Barcelona le ha enseñado al Real Madrid lo que es fair play. Aceptar la derrota sin tanganas, sin malos modos, sin agresiones, sin meter el dedo en el ojo, sin pisar a nadie... El rival ha sido superior, se le felicita y se le aplaude desde el centro de la pista mientras recibe la Copa. Eso ocurrió ayer en baloncesto. Eso ocurrió el año pasado en fútbol cuando el Real Madrid ganó la Copa del Rey en Valencia y Guardiola y sus hombres permanecieron en el césped para aplaudir al campeón. Eso no ocurrió este año cuando el Barcelona ganó la Supercopa de fútbol ni ocurrirá nunca mientras el Real Madrid tenga como responsable técnico a un ex traductor especializado en agredir a los entrenadores contrarios con cobardía y por la espalda.



Algo tan sencillo como esto, el abc del deporte, no lo entienden en Madrid. No soportan que el Barcelona pueda ser mejor y, por supuesto, no aceptan la ley no escrita de que el perdedor debe ser caballeroso con el ganador. Eso queda reservado al Barça. Cuando es el Real Madrid el perdedor -muchísimas veces en los últimos años- ya hemos visto las reacciones violentas tanto de palabra como de obra. La lección del Sant Jordi debería hacer recapacitar al Real Madrid, en otras épocas ejemplo de señorío y ahora fiel reflejo del espíritu pendenciero de un portugués que manda en esa casa más que el presidente.


Deja tu Comentario