2014-10-08 18:10 FC Barcelona Por: Administrador

Bartomeu se cargó a Freixa por traidor y topo



Joan Tubau

Toni Freixa ha sido siempre un hombre fiel a Sandro Rosell. Pero la fidelidad a Rosell no debe confundirse con fidelidad a Josep Maria Bartomeu. El actual presidente era el hombre fuerte en la junta de Rosell, pero no por ello los directivos fieles al anterior presidente lo son al actual. De hecho, Bartomeu considera a Toni Freixa como un espía de primer orden que Rosell tiene infiltrado en su junta. Con su degradación como portavoz y ahora como secretario, poca información va a pasarle Freixa a Rosell a partir de ahora porque ya se preocupará Bartomeu de que se entere de bien poco.



El diario Sport explica hoy que los colaboradores más estrechos de Bartomeu están convencidos de que "Toni Freixa ha promovido comidas y cenas para ir preparando una candidatura alternativa a las elecciones de 2016. Ese fue uno de los reproches que tuvo que escuchar de algún compañero de junta dentro de un escenario incómodo para todos los presentes". Pero hay más, según Sport, Freixa es también el "topo": "Bartomeu le deslizó a Freixa su convencimiento de que él estaría detrás de algunas noticias periodísticas, una acusación en toda regla de filtrar información". Bartomeu le acusó de desleal y reconoció su "desconfianza" hacia él. Sólo el directivo Javier Bordas salió en su defensa según Sport.

Si Toni Freixa no está ahora mismo cesado es porque los estatutos del club no conceden potestad al presidente para cesar a sus directivos. Bartomeu simplemente espera que se vaya por agotamiento.

La versión de Mundo Deportivo, más ligado a la actual junta, es más light. Toni Freixa "no mantiene con Bartomeu  la fluida relación que mantenía con el ex presidente". Y añade que "en el seno de la junta había malestar respecto a ciertas decisiones jurídicas que se atribuían a Freixa, a quien también se acusaba de filtrar información". Todo eso ocurrió en la última reunión de la junta directiva, en la que Freixa se defendió y consiguió el apoyo de Jordi Bordas y también de Didac Lee, "los dos directivos más críticos con la labor de Andoni Zubizarreta a finales de la pasada temporada", según explica Mundo Deportivo, que añade el malestar de ambos porque Zubizarreta fichó a Ter Stegen cuando Courtois había sido ofrecido a la directiva del Barcelona.



 


Deja tu Comentario