2015-06-27 08:06 FC Barcelona Por: Administrador

Bartomeu sigue trabajando el bombazo de Isco



Joan Tubau

Lo anunciamos aquí hace apenas unos días. El verdadero sueño de Josep Maria Bartomeu no es Paul Pogba, aunque está haciendo todo lo posible por conseguirlo, sino el madridista Isco Alarcón. Tiene más morbo y más atractivo su consecución. La comisión técnica del FC Barcelona tenía conocimiento de que Isco acabó la temporada muy tocado en el Real Madrid. Después de un inicio fulgurante que para muchos medios madrileños y madridistas era merecedor del Balón de Oro, Carlo Ancelotti lo relegó al banquillo y truncó así una trayectoria ascendente que prometía situarle en lo más alto de la cima del fútbol.



El desencanto ha sido mayúsculo para Isco, que creyó vivir un sueño. Y el desencanto se ha convertido en pavor al conocer la identidad del nuevo entrenador del equipo, ya que Rafa Benítez no da el perfil de técnico para que brillen jugadores de las características del delantero andaluz. Isco ya tuvo problemas con Emery, que le exigía un esfuerzo físico que no podía dar y que anulaba el talento de su exquisita técnica. Benítez es de la misma escuela y a Isco ya le han dicho que vaya preparándose porque su futuro en el Madrid pinta más negro que blanco.

Y ahí ha aparecido el Barcelona, consciente del malestar con el que vive el jugador en el Bernabéu. El equipo campeón de Liga, de Copa y de Europa se ha interesado por él y eso le ha llenado de orgullo, no en vano él es culé desde pequeño y hasta llegó a manifestar públicamente que se sentía antimadridista. Pero lo que le ha llegado al alma al jugador es que le han dicho que han pensado en él para que sea el Iniesta del equipo en los próximos diez años. El sueño de su vida. Pero Isco no se ha atrevido a dar el paso hacia adelante y ha pedido tiempo. Ha mantenido un contacto telefónico con el nuevo entrenador, pero quiere verle cara a cara y que le diga lo que piensa de él y lo que le tiene reservado. Y en caso de que las explicaciones no sean convincentes, Isco daría el paso de solicitar, como ha hecho Sergio Ramos, su traspaso.

Isco tiene contrato con el Real Madrid hasta junio de 2018 y una cláusula de rescisión de 150 millones que en realidad será mucho menos si el futbolista manifiesta su deseo de abandonar el club blanco. En las últimas horas la información que obra en poder del FC Barcelona ha llegado a oídos de la Juventus, que se ha metido en el fregado incluso ofreciendo a Arturo Vidal -un jugador que a Benítez gusta mucho más que Isco- para convencer al Real Madrid de que traspase a su jugador. Puestos a darle salida, el Real Madrid apostaría por  enviarlo a la Juventus, pero el propio Isco prefiere el Barça. A Bartomeu le gustaría cerrar la operación cuanto antes, pero no podrá anunciarla antes de la fecha de las elecciones, aunque siempre existe la posibilidad de que en la semana previa, con el Real Madrid ya entrenando a las órdenes de Benítez, Isco confirme que su papel en el equipo blanco va a ser irrelevante.



El bombazo sería de campeonato. Aunque no será fácil arrancárselo a Florentino Pérez después dela humillación de Neymar. Todo dependerá de la presión que esté dispuesto a ejercer el jugador.

 


Deja tu Comentario