2012-07-26 18:07 Real Madrid Por: Administrador

Batacazo de la Selección olímpica sin madridistas



Se ha encargado el combinado asiático de aplacar la euforia generalizada respecto al oro en fútbol que casi aseguraban todos los medios para España. Estando claro el estilo de juego de imitación de la absoluta por parte de la 'Rojita', se empeñó el cuerpo técnico en no convocar a algún jugador blanco de cara a la cita olímpica. Jugadores como Morata, Callejón, Joselu o incluso el propio Jesé podrían haber entrado en los planes de Milla merced a su gran temporada, pero se prefirió confiar masivamente en La Masía.

Ante Japón se vio a un equipo lento, falto de ideas, mal en la combinación y con muchas pérdidas de balón atrás, frente a unos jugadores muy metidos en el partido, excelentes en la presión y con las ideas perfectamente claras sobre cómo hacerle daño a la Selección española.



Sólo Mata, curiosamente un ex miembro de 'La Fábrica' merengue estuvo a la altura y se echó el equipo a las espaldas a partir del gol japonés, fruto de un remate con la pierna derecha de Otsu tras un fallo en el marcaje de Montoya, canterano azulgrana, a la salida de un córner. Ni él, ni Jordi Alba, más tímido de lo normal por su banda, ni tampoco Oriol Romeu (que cometió un error garrafal que a punto estuvo de costar el segundo en los minutos finales de partido) ni Tello cuando salieron, ofrecieron soluciones.

España apenas disparó sobre la portería japonesa, no tuvo ideas en los últimos metros y acabó metiendo pelotazos al área buscando la cabeza de Javi Martínez, como único y primitivo recurso para empatar. Las cosas se habían puesto aún peor cuando, al final de la primera parte, Íñigo Martínez fue expulsado por derribar a un delantero japonés en la media luna del área siendo el último hombre.

Ahora la Selección española queda a merced de Japón en la pelea por el primer puesto del grupo y ya no depende de sí misma para evitar a Brasil en su camino en estos Juegos Olímpicos. Y es que el toque tan idolatrado por algunos debe ir acompañado de soluciones alternativas cuando las cosas no salen. Y eso es algo que, cegados por los éxitos, aún no se ha comprendido.




Deja tu Comentario