2012-10-06 11:10 Real Madrid Por: Administrador

Benditos problemas los de José Mourinho



La primera duda la encontramos en la defensa. Concretamente en el lateral izquierdo, donde en las últimas jornadas ha habitado Marcelo demostrando que está en un gran momento de forma. Sin embargo, Mourinho tiene la carta de Coentrao, que después de los cuatro partidos de sanción recibidos al principio de temporada y los dos que le ha castigado José Mourinho estará ansioso por volver a vestirse de corto. Dependerá del lateral portugués y de las ganas que demuestren en los entrenamientos.

El segundo "problema" lo encontramos en el centro del campo. Más concretamente en la medular, zona en la que el técnico deberá decidirse por una estrategia más conservadora con el triple pivote o buscar más el ataque con el doble enlace y un mediapunta más. En los últimos partidos ante el Barça se ha demostrado que así se puede dominar al conjunto azulgrana y Mourinho podría ir a por el partido desde el primer minuto.



En el primer casi el técnico optaría por una línea de tres formada por Xabi Alonso, Sami Khedira y Michael Essien, mientras que en la segunda optaría por dos de ellos y un hombre más avanzado que podría ser Özil, Modric o incluso Kaká. Precisamente el brasileño es el otro gran problema de José Mourinho, y es que después de las últimas actuaciones es inconcebible que se quede en el banquillo, y de ello que dependerá también la línea que forme en la zona de ataque.

Lugar en el que no le faltan efectivos al técnico portugués. A los ya nombrados Modric, Kaká  Özil falta sumar al fijo Cristiano Ronaldo, a Di María, que también atraviesa un gran momento de forma, y al impredecible Callejón, que esta temporada no está teniendo tantos minutos como en la pasada.

Finalmente encontramos el dilema en ataque. Cierto es que Gonzalo Higuaín había empezado la temporada de forma espectacular con tres goles en los tres primeros partidos, pero en el último encuentro ante el Ajax, así como en los dos últimos partidos en los que ha tenido minutos, Benzema dejó claro que no piensa quedarse atrás en la lucha por la titularidad. Y así, mientras los problemas de José Mourinho sean el tener que escoger entre tantas estrellas, el madridismo puede estar tranquilo. Porque mañana se ganará o no, pero el equipo dará la cara como siempre en el feudo catalán.




Deja tu Comentario