2012-07-09 10:07 Real Madrid Por: Administrador

Benzema, el 'Gato' al que Mou convirtió en 'Tigre'



Benzema llegó al Real Madrid en la temporada 2009-2010 procedente del Olympique de Lyon, club en el que ya había deslumbrado, de la mano de Florentino Pérez, tratándose de uno de los tres fichajes estrella de la nueva andadura del presidente blanco junto con Cristiano Ronaldo y Kaká. Fue presentado, al igual que sus dos compañeros, en un estadio Santiago Bernabéu que congregó a 30.000 personas para darle la bienvenida.

Si con Cristiano se fichaba al mejor jugador del mundo y con Kaká el madridismo cumplía un sueño anhelado desde hacía muchos años, esto es, ver al brasileño luciendo la elástica blanca en Chamartín, Benzema era la guinda al trío mágico de incorporaciones de aquel verano. Representaba la juventud y el talento, un diamante en bruto pretendido por media Europa, que se esperaba explotase en Madrid para llevar al equipo a lo más alto del panorama futbolístico.



Sin embargo, la primera campaña fue difícil para el galo. A Benzema le sobraba técnica y mostraba enormes detalles de su calidad en cada partido, pero le costó ver portería con asiduidad. Marcó 9 goles a lo largo de la temporada, 8 de ellos en Liga. La competencia con Cristiano (33 goles en todas las competiciones) y el 'Pipita' Higuaín (29) en el plano anotador le hizo recibir algunas críticas y tuvo que esperar sus oportunidades desde el banquillo en diversas ocasiones.

Algo que ni hizo mella en un jugador que, pese a las críticas desmedidas, tenía potencial de sobra para triunfar en el Real Madrid. Benzema sabía que a otros grandes jugadores, como al propio Higuaín unos años atrás, también les había costado despegar en su rendimiento. Nunca tuvo malas palabras hacia sus críticos y prefirió esperar una oportunidad para demostrar su valía.

La clave llegó en su segunda temporada de blanco, la 2010-2011, en la que José Mourinho tomó las riendas del banquillo en detrimento de Manuel Pellegrini. El portugués, que sabe como nadie motivar a sus futbolistas y sacar lo mejor de los mismos, realizó un duro trabajo mental para recuperar y motivar al francés. En la historia quedará su comparación de Karim con un gato, recogida por todos los medios de comunicación por aquel entonces. Unas palabras que muchos tomaron como críticas abiertas hacia su propio pupilo. Nada más lejos de la realidad.



Si alguien sabe mejorar a sus jugadores, ése es Mou. A partir de aquellas declaraciones Benzema fue poco a poco mejorando sus registros goleadores y tomando más y más protagonismo dentro del juego de ataque del equipo. La inoportuna lesión de Higuaín a finales de 2010 le dejó como referencia ofensiva del equipo y Benzema no defraudó: Hizo 26 goles en todas las competiciones en su segundo año como madridista, callando muchas bocas y demostrando que podía soportar perfectamente la presión.

Si el pasado año fue el de su despertar, este ha sido el de su confirmación como uno de los mejores delanteros del mundo. Ha marcado 32 tantos entre Liga, Copa y Champions, dejando, además, enormes detalles de su calidad. Y como dice el propio Karim, todo gracias a Mourinho: "Es como un padre. Gracias a su confianza he resurgido".

Benzema afronta una nueva temporada junto con todos sus compañeros, en la que el gran objetivo es lograr la décima Copa de Europa, algo en lo que a buen seguro ayudarán mucho sus goles. Goles que aún le quedan en las piernas para seguir deleitando a todos los madridistas. Hay 'tigre' para rato.


Deja tu Comentario