2011-04-28 00:04 FC Barcelona Por: Administrador

Bestial Leo Messi



Se nos acaban los adjetivos para definir lo que hace Leo Messi. El argentino apareció cuando más lo necesitaba su equipo para dejar encarrilada la eliminatoria y el pase a la gran final de Wembley. El ‘10’ blaugrana empezó el partido algo impreciso, pero a medida que pasaban los minutos empezó a crecerse.

Messi es de esos tipos que no se esconden. Poco a poco empezó a coger el mando del equipo, se lo cargó a las espaldas y tiró de él. Su letales internadas cerca del área se hacían cada vez más insistentes, sinónimo de que llega el gol.



Corría el minuto 76 cuando abrió el balón a la banda para Afellay. El holandés supera a Marcelo y la pone dentro del área pequeña donde llega Messi como un obús. El olfato asesino del crack quedó patente en un gol de auténtico ‘9’. El 0-1 dejaba el Madrid muy tocado. Pero lejos de relajarse, decidió que quería más. En el minuto 84 coge un balón desde la línea de tres cuartos. Con una aceleración y una magia que sólo tiene el mejor jugador del mundo, empieza a sortear rivales blancos para plantarse al área, y colocarle el balón muy suave lejos del alcance de Iker Casillas. Sencillamente, es el mejor.

Con estos dos goles, Leo Messi acabó con su mal fario en semifinales y al séptimo partido hizo su primer gol. El Pichichi de la Champions ya lleva 11 goles en la máxima competición continental -51 en todas las competiciones- y de paso acabó con la racha de imbatibilidad de Casillas, que en el Bernabéu no había encajado un gol en toda la Champions.


Deja tu Comentario