2013-10-30 22:10 FC Barcelona Por: Administrador

Blatter le paga una campaña de imagen a Cristiano en el mundo



Joan Tubau

No existe en los despachos del FC Barcelona la certeza de que la "actuación" de Joseph Blatter haya sido espontánea. Más bien se cree que está pactada con Florentino Pérez y que forma parte de una estrategia elaborada por el presidente blanco, el más maquiavélico de los presidentes del fútbol español, para cambiar la dinámica de los votos en la elección del Balón de Oro.



Cristiano Ronaldo es un magnífico futbolista, marca muchos goles y demuestra siempre que está entre los mejores. Pero tiene el problema de que le ha tocado convivir con la sombra de Leo Messi, que es muy alargado y tapa todo lo que le rodea. El futbolista portugués está próximo a cumplir los 29 y no le queda ya mucho para que empiece a pasársele el arroz. Y vive con el tormento de que Messi es más joven y puede dejar su palmarés, cuando se retire, con un sólo Balón de Oro, el que consiguió cuando era jugador del Manchester United y el argentino todavía no estaba en el mapa de la elite del fútbol.

Tanto Cristiano Ronaldo como Florentino Pérez son conscientes de que la percepción que de él se tiene en el mundo (votan todos los países del planeta) es la del "chico malo" en contraposición del "chico bueno" que es Messi. Y en eso ayudan sus propios actos en el terreno de juego. Nadie ha sido capaz en el Real Madrid de convencerle de que no puede ir por la vida llamando al árbitro "cagón de mierda" ni "gilipollas", de que no puede hacer el gesto de robo cada vez que pierde, de que no debe celebrar los goles de forma egoista señalándose a él por lo bueno que es, de que no puede provocar a las aficiones contrarias con gestos, ni despreciar a los rivales preguntándoles cuánto cobran, ni mostrar su imagen antideportiva huyendo cuando al rival le ofrecen el trofeo de campeón. La imagen que transmite Cristiano Ronaldo es la de un futbolista excepcional que deja mucho que desear como persona. Y eso le resta votos. En cambio, Messi, poco amigo de los excesos y las demostraciones egoistas, pasa por ser un tipo humilde y sencillo.

Esa es la realidad y contra eso no puede hacer nada Cristiano Ronaldo, porque votan todos los paises del mundo y no se puede convencer a todos. Pero Cristiano consiguió de Florentino Pérez durante la negociación de la renovación de su contrato que le ayudaría a ganar el Balón de Oro. Este es, por otra parte, un objetivo que a Florentino le hace tanta ilusión como ganar La Décima. A fin de cuentas la estrella portuguesa es un producto cien por cien suyo. Por eso en el Barça piensan que este absurdo episodio protagonizado por Joseph Blatter no es más que un intento por llamar la atención del mundo entero dándole la vuelta al calcetín y convirtiendo al futbolista soberbio, chulo, egoista, consentido y maleducado en la víctima de la FIFA. Si por su juego no consigue votos, que los gane la lástima que produce un futbolista humillado por la propia FIFA. Es sólo un cambio de estrategia en el que podría estar colaborando el propio Blatter aún a costa de erosionar su imagen.



Ese es el convencimiento que existe en el Camp Nou. Cristiano Ronaldo, que no ha ganado la Liga, ni la Copa, ni la Champions y que ni siquiera ha clasificado a Portugal para el Mundial, no tenía ninguna opción este año de ganar el Balón de Oro. Ahora al menos queda abierto el interrogante. Lo que no consiguen los títulos, quizá, podrá lograrlo la pena.


Deja tu Comentario