2014-12-01 09:12 FC Barcelona Por: Administrador

El árbitro miente con descaro en el acta del Valencia-Barça



Fede Peris

La imagen de la agencia EFE que acompaña esta información no admite dudas. La botella que impactó sobre la cabeza de Leo Messi llevaba el tapón incorporado, algo que prohibe la normativa de la Federación Española de Fútbol. Messi recibió la agresión en las mismas narices del colegiado, y éste ha tenido la desvergüenza de redactar en el acta que las botellas que cayeron en Mestalla no llevaban tapón, justificando su sanción a Messi por entender que estaba perdiendo tiempo. 



Cuando un árbitro necesita mentir en la redacción de un acta es que no tiene la conciencia tranquila. Y el club no puede quedarse con los brazos cruzados. Fernández Borbalán persiguió al Barça en el campo y trató de seguir perjudicándolo en la redacción posterior del acta. La botella que impactó sobre Messi llevaba el tapón incorporado. Él lo vio, porque el impacto se produjo a apenas un metro de él, pero dice que llevaba tapón (¿para salvar al Valencia?) y le saca la tarjeta amarilla a Messi por perder tiempo. ¿Se puede ser más desvergonzado? Agreden a un futbolista en sus narices y le enseña tarjeta por haber sido agredido. Este árbitro no puede volver a pitar al Barça. Y de la misma manera que el Real Madrid se las ingenia para ponerle la cruz a los colegiados que le perjudican, el Barcelona debe hacer lo mismo que este sujeto que anuló un gol legal a Suárez, castigo a Messi por ser agredido y redactó el acta con múltiples defectos de forma que merecen una sanción ejemplar. Por tendencioso o por inútil. 

"En el minuto 89 el jugador (10) Lionel Andrés Messi fue amonestado por el siguiente motivo: retrasar la vuelta a su terreno de juego, tras la consecución del gol, con ánimo de perder tiempo". Sencillamente vergonzoso. Eso es lo que redactó el colegiado en el acta. Además, mintiendo también en el minutaje, aunque parece ser que eso se debe a un fallo informático en los sistemas de la Federación que impide anotar los goles que se producen más allá del minuto 89.  Estamos acostumbrados a ver cómo se rompen piernas en los terrenos de juego sin que los árbitros se inmuten y a Fernández Borbalán no se le ocurre otra cosa que castigar a Messi por recibir un botellazo en la cabeza. 

Y luego explica en el apartado de incidencias y público: "Tras la consecución del gol (min 89), fueron lanzadas varias botellas de plástico de agua pequeñas (sin tapón), cayendo cerca de donde se encontraban los jugadores del FC Barcelona celebrando el citado gol.Una de ellas impactó en la cabeza del jugador Nº10 del FC Barcelona, D. Lionel Messi, pudiendo continuar el partido" . Esa aclaración, "sin tapón", sin más objetivo que salvar al Valencia, pone en duda la palabra y el criterio de este colegiado, que no se ruboriza mintiendo cuando sabe que 20 cámaras de TV y centenares de fotógrafos estaban allí para desenmascarar sus embustes. No puede decir que las botellas llevaban tapón porque él vio que no era así. Y si ha mentido merece una sanción ejemplar y, como mínimo, no volver a arbitrar al FC Barcelona de por vida. 
 
Sencillamente patético. La directiva de Bartomeu debe moverse con presteza, conseguir que el Comité de Competición  desautorice al árbitro retirándole la tarjeta a Messi y ocuparse y preocuparse de que este personaje no se vuelva a cruzar jamás en el camino del Barça.

Deja tu Comentario