2014-05-08 19:05 FC Barcelona Por: Administrador

"Bye, bye, Barça", decía Tomás Roncero hace tres días



Joan Tubau

El 3 de mayo escribía Tomás Roncero en su cuenta de twitter: "Fin de ciclo. El Barça es sólo un remiendo del pasado. El Getafe sacó un punto muy merecido. Barça, bye, bye...".  Y ese mismo día añadía: "El Barça ha concluido la temporada en BLANCO. No me extraña que ese color le genere pesadillas...".  ¿Bye, bye? Sí, Bay, bay. Las pesadillas sólo las tienen los que viven de los sueños. Y en todo caso las pesadillas del Barça tendrán color rojiblanco.



Y hoy, para no hablar de la pesadilla de Valladolid, la tomaba con Ter Stegen: "No va al Mundial con Alemania. ¿Y éste era el bueno para suplir a Valdés? Yo creo que es el Pinto alemán". Así se entretiene Tomás Roncero, el mismo que tras la victoria del Madrid en Múnich decía: "Se acabó el fútbol demagogo. Triunfó la verdad". ¿La verdad es lo que se vio en Valladolid? El que no es demagogo tildaba de ignorante a Martino por defender el estilo de La Roja y hablaba de un precedente con el clásico de juveniles: "Gran victoria de los juveniles del Madrid sobre el Barça (4-2) en la Copa de Campeones. Ojalá sea premonitorio sobre el desenlace de la Liga". Eso, ojalá, y nada más que ojalá.

Es normal que en esta espiral de la imaginación al poder, del triunfo del mundo virtual sobre el real, escribiera en As hace unos días: "El caprichoso destino parece abocarnos a un desenlace en el que el sueño liguero de los merengues pasa por un triunfo del devaluado Tata Team en la última entrega de esta Liga Loca...Nuestras cuentas están muy claras. Hay que ganar mañana en Valladolid (ojo, en Pucela se juegan la vida y será un rival durísimo) y el domingo en Vigo al Celta de ese Luis Enrique conspirador que se reúne en Gavá con Zubizarreta a sólo seis días del partido de Balaídos". Esas son las cuentas de Tomás Roncero: lo primero, ganar en Valladolid. La primera en la frente. Y lo segunda, ya veremos.

Y sigue con sus sueños montándose su propia película: "Ganando esos dos encuentros sumaríamos 89 puntos y lograríamos algo mas interesante: evitar que el Barça dependa de sí mismo para cantar el alirón. Cientos de vikingos me recordaban ayer que el gol de Cristiano al Valencia les evitó un berrinche más gordo". Sencillamente delicioso. ¿Se puede vivir en un mundo más irreal



Más: "El triunfo del Valencia (sobre el Real Madrid) habría permitido al Barça depender de sí mismo para ganar la Liga. Eso hubiera sido insoportable". Pues amigo Roncero, no te queda otro remedio que soportarlo. Lo más divertido de todo es verlo desde fuera y disfrutar de cómo la prepotencia se topa ante los constantes tropiezos. Sueños, ilusión y deseos contra realidades casi todas negativas. Así es la vida.


Deja tu Comentario