2011-05-07 23:05 FC Barcelona Por: Administrador

Cae otro título: la Copa del Rey de fútbol sala






El Barcelona ha ido tres veces por detrás de marcador en la final disputada ante 1.500 aficionados que han abarrotado el pabellón toledano 'Javier Lozano', ganador de dos Mundiales y tres Europeos como seleccionador nacional de fútbol sala y presidente de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS).



El conjunto azulgrana, acompañado en la grada por el presidente del club, Sandro Rosell, ubicado en el palco junto al presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, y el propio Lozano, obtuvo el triunfo gracias al gol de Lin, que deshizo la igualdad lograda minutos antes por su compañero Torras, siete veces campeón con el Inter Movistar y que jugaba su primera final contra su ex equipo.

Fue un choque intenso y lleno de emoción. Eka adelantó al Inter Movistar a los dos minutos de partido y un minuto antes del descanso empató Wilde.

Dos goles en propia puerta, primero del barcelonista Fernandao, y luego del interista Schumacher (Schumi) prolongaron el equilibrio en la segunda parte hasta el final del partido.



Este empate llevó el choque a la prórroga, en la que el veterano brasileño Schumacher marcó en el primer minuto y acercó al Inter al éxito, pero en el minuto 3, dos antes del final de la primera parte de la prórroga empató el Barcelona por mediación de Torras.

Lin, en el último suspiro de la prórroga, marcó el definitivo gol que dio el título al club catalán.

A falta de veinte segundos, Betao pudo igualar para el conjunto madrileño pero su lanzamiento de doble penalti fue desviado por el portero Paco Sedano, que sustituyó en el minuto 5 de partido a Cristián, lesionado, y fue uno de los artífices del triunfo del Barcelona.

El Inter Movistar dominó claramente al Barcelona en la primera parte del partido, en la que salió nervioso e impreciso, como lo reconoció luego el entrenador azulgrana Marc Carmona.
Por tres veces el Barcelona fue por detrás del marcador y tuvo que rehacer sus líneas ante el conjunto madrileño, que se mostró enormemente peligroso en los contraataques con el brasileño Betao como única punta.

Con tesón, paciencia y fortuna y, en buena medida, con la enorme colaboración del joven guardameta Sedano, el Barcelona logró frenar las constantes embestidas del Inter Movistar, que pudo golear en varias oportunidades con dos tiros al palo y embistes que Sedano supo capear con profesionalidad y cierta dosis de fortuna.

EFE


Deja tu Comentario