2013-04-30 16:04 Real Madrid Por: Administrador

Calma antes de la tempestad blanca



Podemos decir que caer esta noche podría suponer el fin de algunas cosas y el inicio de otras dentro de la entidad merengue, pero empezaremos por contar que, a estas horas, algo menos de una semana después del desastre de Alemania, muy pocos quedan ya en el redil madridista que no escupan una sola palabra por su boca: ¡Remontada! Así pues, perder no entra en el diccionario de ningún madridista. Al menos, hasta poco antes de la medianoche. Esa palabra no existe.

Mientras tanto, y siguiendo con las parrafadas épicas, lo más emocionante será advertir que, pese a que se quiera adornar esta previa con tintes literarios, todos los que se quieran, hay mucho de cierto en el hecho de que el Madrid tendrá que recurrir a la épica en una partida a cara o cruz, a muerte, como pocas se recuerdan desde hace al menos diez años. A José Mourinho se le trajo, básicamente, para que cumpliera con dos premisas: La primera, lograr equilibrar la balanza psicológica inclinada hacia el Barça en las últimas temporadas y cercenar su dominio; Y, logrado esto, conquistar la Décima.



Lo primero se construyó en su primer año, se logró en el segundo y se confirmó y remató en la presente temporada, con la Supercopa y el baile en semifinales de la Copa del Rey. Sin embargo, las desgracias, las decisiones arbitrales y el infortunio de los penaltis han impedido lo segundo. Hasta hoy.

Por eso hoy es el final del camino. En todos los sentidos. Caer por 4-1 en Dortmund no estaba en el guión de nadie antes del partido de la semana pasada, y todos coincidían en que sí, en que este año debía ser el definitivo, en que a la tercera iría la vencida. El Barça y el Bayern son rivales con los que, mal que bien, se puede caer. Pero el Dortmund, con todos los respetos para los de Klopp, y después de dos experiencias como las de 2011 y 2012, debían ser precisamente las víctimas de toda esa rabia acumulada.

No fue así. En parte porque los alemanes han demostrado ser, sinceridad por delante, un equipazo; Pero también porque el Real Madrid no estuvo a la altura en la ida y eso lo saben los futbolistas. Lo sabe Mourinho. Lo sabemos todos. Por eso todos esperan que hoy la versión que se vea del conjunto blanco supere con creces a todo lo visto a lo largo del curso.



El Madrid tendrá que recurrir a gestas del pasado para lograr acceder a la final. Pero, precisamente, el legado de las numerosas remontadas conquistadas por los antepasados de los futbolistas que hoy en día visten la camiseta blanca debe servir no sólo de inspiración, sino para demostrarle a los jugadores que se puede, y que el objetivo no es tan complicado: "Sólo" hay que marcar tres goles y no recibir ninguno. 

No obstante, el choque será tremendamente difícil de encarar. Como difícil lo pondrá el Borussia, equipo al que los blancos todavía no han podido ganar en tres enfrentamientos previos esta temporada. Aún no se sabe cómo intentará romper Mourinho esa tela de araña defensiva y esa presión asfixiante que los germanos han logrado tejer en cada uno de los envites que ambos equipos han jugado hasta ahora. Se adivina que Ramos, Varane y Coentrao serán titulares. Los dos primeros son los centrales que a día de hoy se han ganado un puesto en la defensa, y Marcelo no está, por lo que más que un ejercicio de adivinanza, se trata de una falta de opciones. Y el sevillano demostró en Dortmund que no está para ser lateral. Probablemente el costado derecho lo ocupará Essien, ya recuperado de su lesión.

Por delante, Xabi es fijo y se duda de su acompañante. Los defensores del toque proponen a Modric, mientras que los que hablan de garra y potencia física para "chocar" con el Dortmund en la medular confían más en Khedira. Cristiano, Özil y Di María parecen fijos y la eterna duda de Benzema e Higuaín se resolverá hasta poco antes del choque. Dejen algo de espacio para las sorpresas tácticas, ya que el marcador es propicio para ellas. ¿Pepe de mediocentro? ¿Trivote? ¿Cristiano como '9'? ¿Higuaín y Benzema juntos? Todo es posible.

El Real Madrid ha logrado marcar tres goles esta temporada 17 veces, y en 13 ocasiones obtuvo un marcador que le clasificaría para la final. No ante el Dortmund, obviamente, pero es un dato que debe servir para el optimismo. Ahora sólo queda esperar.


Deja tu Comentario