2016-03-31 19:03 Opinión Por: Administrador

El camino hacia La Undécima empieza en el Camp Nou



Carlos Muñiz A estas alturas de la temporada esperar que el Barça se ponga a conjugar el verbo perder en los siete partidos que restarán para que acabe la Liga después del clásico es tanto como creer en los Reyes Magos. Esta Liga está decidida, por su juego y por los árbitros, a favor del Barcelona. Pero aunque esté todo el pescado vendido, el Real Madrid necesita mucho más que el Barcelona la victoria en el Camp Nou. Una derrota para el Barça no significaría más que un tropiezo. Para el Real Madrid sería un golpe duro, uno más en la temporada, que cuestionaría la credibilidad del entrenador y golpearía la autoestima de los jugadores haciendo peligrar el gran objetivo blanco para liquidar la temporada salvando el suspenso y con La Undécima bajo el brazo. El Real Madrid necesita ganar en el Camp Nou para demostrarle al Barça que tiene mejores jugadores y mejor equipo, para generar dudas entre el equipo culé, que ya se ve revalidando el título de la Champions League, y sobre todo para iniciar con paso firme el camino hacia La Undécima, que tiene el Camp Nou como línea de partida. El clásico debe ser el punto de inflexión en la temporada del Real Madrid. Un "contigo empezó todo" que sirva de revulsivo e inicie una dinámica ganadora consistente que hasta ahora nunca ha mostrado el Real Madrid a lo largo de la temporada. Para encarar los cinco partidos que separan al Real Madrid de La Undécima, hay que llegar a la competición convencidos de que se puede ganar. Y nada mejor que un triunfo en el Camp Nou para afrontar con una sonrisa los cuartos de final de la Champions League. Una derrota añadiría presión a un equipo que ha vivido una temporada con exceso de sobresaltos. Sin proponérselo, el Barça puede darle aire al Madrid para acabar el curso con un sobresaliente inesperado. Además, una victoria en la Champions League dejaría en un segundo plano la trayectoria del FC Barcelona en la Liga y en la Copa y llenaría de dudas a los culés en el caso de que finalmente se tuvieran que ver las caras con el Real Madrid en la semifinal o en la semifinal del torneo europeo. Se mire como se mire, el clásico es vital para el Real Madrid. Hay que ganar, sí o sí, para coger aire y afrontar con garantías lo que queda de temporada... europea.

Deja tu Comentario