2016-03-16 13:03 FC Barcelona Por: Administrador

El canterano del Barça que se ha estrellado en Portugal



Alejandro Grimaldo era hasta hace unos meses uno de los valores más preciados de la cantera del FC Barcelona. Desde su llegada al club fue mimado en los equipos inferiores, siempre jugando en categorías superiores a las que le correspondían por su edad, y los técnicos le allanaron el camino hacia el primer equipo porque veían en él al futuro lateral izquierdo del Barcelona. Pero al chaval le entraron las prisas por tocar pasta y alcanzar la gloria. En el Barcelona le pedían paciencia y de eso no tenía. Así que prefirió hacer las maletas y acortar las etapas de su salto a la fama fichando por el Benfica portugués. Para qué esperar su momento en el Barça si podía jugar desde ya en un grande de Europa con plaza fija en la Champions League. Y allí, a Lisboa, se fue en el mercado de invierno dispuesto a descubrir la felicidad lejos del Camp Nou. Y lo que se ha encontrado es una puerta cerrada a cal y canto. Si no le veía futuro al Barça, ¿qué verá en el Benfica, en donde no cuentan con él para nada? La cuestión es que Grimaldo ha frenado en seco su progresión, la que le llevó a la internacional en todas las categorías inferiores de La Roja. En el momento de confirmar todo lo que de bueno lleva dentro, ni está ni se le espera en las alineaciones del Benfica. Y todo indica que Grimaldo será una más de esas carreras truncadas por el ansia precipitada de dinero y gloria. En los tres meses que Grimaldo lleva en Portugal apenas ha jugado 90 minutos minutos en los doce partidos que el Benfica ha disputado en la liga portuguesa. Doce partidos, 90 minutos y dos convocatorias. Un cero a la izquierda. Curiosamente, coincidiendo con su salida del Barça B, el club puso en marcha una revolución en la plantilla con media docena de fichajes. Desde entonces, el filial, que estaba abocado al descenso a Tercera, ha experimentado una reacción espectacular que le lleva a plantearse el objetivo del ascenso. Grimaldo no quiso esperar al Barça, pero el Benfica tampoco le espera a él.  

Deja tu Comentario