2015-03-11 18:03 Real Madrid Por: Administrador

¡Carletto, arregla esto!



QuéCrack!

Tiraba de curriculum Carlo Ancelotti el pasado viernes para defenderse de las críticas que ha recibido en las últimas semanas sobre su blandura a la hora de gestionar el vestuario merengue. Difícil cuestionar su palmarés, sus tres Champions lucen en sus vitrinas, aunque también, con esos mismos argumentos, mas de uno le podría recordar que dirigiendo casi siempre equipos de postín, tan solo ha ganado tres de las diecinueve Ligas que ha disputado desde que allá por 1996 se hizo cargo del Parma F.C. Al final, y si echamos mano de los números, todos y ninguno tienen razón. La realidad y eso lo que preocupa a la afición merengue, es que el Madrid está inmerso en una crisis a la que no se  le ve el final. Se ha perdido el liderato en la Liga, a la Copa se le dijo adios hace ya alguna semanas y en la Champions, un rival asequible, permite ver el futuro con incierta tranquilidad.



El problema de todo esto es que aunque el entrenador reconocía que todo estaba controlado, la realidad dice todo lo contrario. El equipo no funciona, el juego es absolutamente previsible y las estrellas antes decisivas ahora vagan por el campo sin saber que hacer. Me niego a pensar, puede que en algún encuentro haya sucedido, que los jugadores no salgan con la concentración que se le ha de exigir a hombres que cobran lo que cobran y que tienen detrás el sentimiento de tantos y tantos millones de aficionados. Sucede, a mi el primero, que cuando un equipo anda perdido en el campo, da la sensación de no estar trabajando con la intensidad que sería de desear. No creo que ese sea el problema en estos momentos.Contrariamente a lo que piensan muchos, aquí no es cuestión de látigo si no de jerarquías

La solución la tiene que encontrar Ancelotti porque al fin y a la postre con mano dura o mano floja, él es el responsable de esta plantilla. Si como dijo el sábado en San Mamés, “el Madrid regaló el partido”, imagino que alguno de los responsables de tamaño desaguisado pagarán con el banquillo en el próximo partido. De no ser así y no lo ha sido en muchos de los partidos de esta y de la anterior temporada, entenderán y entenderemos muchos que su bonanza en su relación con los jugadores está perjudicando al Real Madrid.

Mientras no se demuestre lo contrario en esto, a veces tan fácil y en otras tan complicado, en el fútbol a los entrenadores se les ficha para mandar y organizar como Dios le dé a entender una plantilla, y a los futbolistas se les contrata para jugar. Si todos cumplen con esas normas es posible que no hagan falta ni manos duras, ni manos blandas.




Deja tu Comentario