2016-07-01 14:07 Reportajes Por: Administrador

Casillas emborrona su final: Su leyenda negra madridista



Carlos Muñiz

Vicente del Bosque no ha querido callarse nada y ante José Ramón de la Morena ha admitido que Iker Casillas se portó mal con el cuerpo técnico de la selección española en la Eurocopa y ha dejado en el aire la duda sobre si se negó a jugar ante Croacia, un partido que no decidía mucho, diciéndole a su ayudante que "el titular es De Gea". Del Bosque ha dicho que "Casillas no se portó bien con nosotros y fue al único al que no le mandé mi mensaje de despedida".



Los roces con Del Bosque datan de 2002, cuando el actual seleccionador tenía mando en plaza en el Real Madrid y decidió enviarle al banquillo para poner en su lugar a César. Desde entonces, la trayectoria de Casillas, plagada de éxitos, se ha visto también manchada con conflictos que han tenido mucho que ver con el Real Madrid, tal como recuerda Ecodiario.

La leyenda negra de Casillas

En el pasado se enfrentó a Jose Mourinho, que se hartó, lo envió al banquillo y lo estigmatizó ante el resto del vestuario como el topo que filtraba información al exterior a través de la su entonces novia Sara Carbonero.  Pero también se las tuvo con Xabi Alonso, con Arbeloa y con Diego López. Tras la marcha de Mourinho, las cosas no mejoraron y la imagen angelical que Casillas daba de puertas afuera no se correspondía con lo que sucedía en el vestuario. A nadie se le escapó tampoco el encontronazo que tuvo con Sergio Ramos en Lisboa, después de su heroico gol al Atlético en el minuto 93 en la final de la Champions League. Ambos compartían capitanía, pero Casillas no le permitió levantar la Copa de La Décima conjuntamente y se arrogó el honor en solitario. El detalle molestó mucho a Sergio Ramos.



En el momento de la despedida se produjeron problemas porque Casillas no quiso perdonar un solo euro del contrato que tenía firmado y no aceptó su traspaso al Oporto hasta que Florentino Pérez se comprometió a que el Real Madrid añadiera la diferencia entre lo que le pagaba el Oporto y lo que tenía firmado con el club blanco. Luego se despidió en solitario, sin permitir que nadie del club le acompañara, y vendiendo que le habían dejado solo cuando en realidad fue él quien vetó la presencia de algún representante del club. Ahora le ha tocado recibir a Del Bosque, que ha sido un firme defensor suyo. Una decisión técnica mal entendida por el jugador ha echado por tierra una relación de respeto de 25 años. Casillas ha emborronado en los últimos años el recuerdo de un historial que debería estar enmarcado en oro en los recuerdos del Real Madrid.


Deja tu Comentario