2014-05-13 12:05 Real Madrid Por: Administrador

Casillas o Arbeloa. Uno de los dos sobra en el Madrid



Carlos Muñiz

"No se debe confundir la verdad con la opinión de la mayoría. ¡Siempre contigo, hermano!". Este fue el mensaje que Arbeloa dirigió a su amigo Diego López a través de twitter. Casillas se sintió herido y dio por finalizada su relación con Arbeloa. Es evidente que la intención de Arbeloa era transmitir su apoyo a Diego López en un momento dificil, consciente de que "la opinión de la mayoría", amigos periodistas de Casillas, es la que defiende la titularidad del portero de Móstoles, mientras que "la verdad" parece que iba dirigida a Diego.



Y Casillas se ha hartado. Hasta ahora prácticamente no se relacionaba con Arbeloa. Sus contactos eran puramente profesionales, en los partidos y en los entrenamientos. Pero entre ellos no hay ninguna relación de complicidad desde que Casillas intentó hacer las paces con los jugadores del Barcelona y Arbeloa se alineó con Mourinho. Estamos hablando de 2011. En este tiempo, ambos se han lanzado alguna chinita en público, pero de escaso calibre. El twitt de Arbeloa acabó con todo. Casillas ni le miró ayer en Balaidos mientras Arbeloa era felicitado por todos sus compañeros al entrar en el banquillo. Luego Khedira repitió la operación y Casillas le dio la mano.

De la misma manera que el meta de Móstoles se ha mostrado siempre prudente y respetuoso con Diego López (también Diego López se ha movido por el mismo terreno), Iker esperaba que sus compañeros permanecieran al margen de una polémica que existe fuera del terreno de juego y que no se extiende al vestuario porque las relaciones de los dos porteros son más que correctas. Pero Casillas entiende que Arbeloa ha querido introducir el debate en el vestuario y no se lo perdona. Casillas considera que Arbeloa y todos sus compañeros deberían permanecer al margen de si juega uno y otro portero y dejar la decisión en manos del entrenador en lugar de tomar partido contra él y en favor del compañero.

Casillas considera que no puede compartir vestuario con un compañero  capaz de llegar a estos extremos y éste será uno de los argumentos que planteará al club después de la final de Lisboa. Iker no quiere ser un problema en el Real Madrid, no ha cometido más pecado que asumir la suplencia en la Liga con profesionalidad. Si los medios, fuera del club, se empeñan en lamentar que "el mejor portero del mundo" no puede estar en el banquillo, no es su problema. Ni él decide la línea editorial de los medios ni ha movido un dedo para generar un debate en contra de Diego López. Por eso se siente herido y traicionado por Arbeloa y está dispuesto a plantear su marcha si el lateral sigue en el vestuario del Real Madrid la próxima temporada.



"Hay futbolistas a los que no les gusta la competencia"

Lo dijo Álvaro Arbeloa la pasada temporada alineándose en el bando de Mourinho y criticando veladamente a Casillas, sin mencionarle: "Hay futbolistas (Iker Casillas) a quienes no les gusta la competencia y en ocasiones muestran su enojo. "Hay gente a la que no le gusta que haya un entrenador que no te deje relajarte. Yo prefiero a gente como 'Mou', que va de frente".

Y en junio del pasado año trascendió que las relaciones entre ambos, lejos de mejorar una vez superada la crisis de los clásicos, había empeorado. Arbeloa lo explicó así en la Cadena SER: "Seguramente Iker y yo tendremos que hablar. Pero a mi no me gusta que se hable tanto de esto porque no tiene tanta importancia. En la vida las relaciones no son planas, suben y bajan, y casi siempre todo termina por arreglarse y en este caso pasará igual. Yo con Iker no tengo ningún problema, llevamos una buena relación sin nada que perjudique a la selección. Yo simplemente hice unas declaraciones, que era lo que yo pensaba y sentía en ese momento".

 Y añadía: "El hecho de haber defendido a mi entrenador me ha perjudicado mucho y me han llegado las críticas desde ahí. Pero yo soy honesto y me gusta decir la verdad cuando me ponéis un 'micro' delante. Sería más fácil deciros tópicos pero mientras las opiniones sean fundamentadas yo creo que se tienen que respetar".

Y mostraba su desencanto con alguno de sus compañeros a raíz de una comida que mantuvo con personas afines a Mourinho: "Esa comida se exageró mucho. Fue una comida cualquiera, con dos amigos y ya está. También yo tengo compañeros que son muy amigos de periodistas que me ponen a parir y se van a comer con ellos, pero yo no puedo reprocharles nada. Es darle demasiada importancia a una cosa que no la tiene. Yo he vivido tres años con este cuerpo técnico y les estoy muy agradecido. Han sido honestos, trabajadores y me han enseñado mucho. Mi madre siempre me ha enseñado que es de bien nacidos ser agradecidos".  Cuestionado Casillas por estas declaraciones, respondió: "No sé, preguntadle a él por qué lo ha dicho".

Por esa época Albiol confirmaba que la relación “se ha enfriado entre ellos, me gustaría que volviera a la normalidad”.

Arbeloa, por su parte, está molesto con Casillas porque en la selección hace piña con los jugadores del Barcelona, los mismos que declararon la guerra a su entrenador Mourinho y que se encargaron proyectar una mala imagen del Real Madrid a base de provocaciones y simulaciones. Arbeloa es más partidario de mantener con ellos una estricta relación profesional sin complicidades.

O uno u otro. Uno de los dos no tiene cabida en el vestuario del Real Madrid la próxima temporada.


Deja tu Comentario