2015-06-04 18:06 Real Madrid Por: Administrador

Casillas sólo aceptará irse si su salida es como la de Xavi



Sergio Marco

Xavi Hernández se ha ido del Barça entre lágrimas, con un homenaje por todo lo alto, el reconocimiento de todos y un importante pellizco económico. El Barça no ha forzado a Xavi a seguir, como tampoco lo hace el Real Madrid con Casillas, pero ha aceptado pagarle los 18 millones brutos del año que le restaba de contrato en concepto de finiquito.



Este es precisamente el punto que separa a Iker Casillas del Real Madrid. El club está dispuesto a darle la carta de libertad como premio a los servicios prestados, pero el portero quiere más. Quiere que le paguen íntegros los dos años que le restan de contrato. Alrededor de 25 millones brutos. El club confía en que el panorama del banquillo acabe por decidirle, pero Casillas no está interesado en abandonar Madrid porque eso supondria un importante trastorno familiar en su vida, ya que su pareja, Sara Carbonero, debería abandonar su puesto de trabajo en Mediaset. Y quiere ser indemnizado por ello.

El pulso sigue abierto. Ni el club ni el jugador dan su brazo a torcer y en este momento Casillas parece resignado a aguantar lo que le toque en el futuro, aunque tenga que pasar dos años en el banquillo. La situación no es del agrado del nuevo entrenador, que le habría dicho a Florentino que le gustaría empezar a trabajar con el problema de la portería resuelto, pero de momento no hay acuerdo. El Real Madrid no está dispuesto a regalarle a Casillas más que la carta de libertad, que ya es mucho, para que fiche por quien quiera renunciando a cualquier beneficio económico por su marcha.


Deja tu Comentario